SEPTIEMBRE 2017 #44
Decoración

Ventajas y desventajas de una cocina abierta

MOMENT_SOLVIA_POST_COCINAS_ABIERTAS_02Las cocinas abiertas son una alternativa atractiva en los pisos pequeños o en aquellos en los que la distribución no permite cerrar esta zona. Sin embargo, ¿son realmente funcionales? ¿Estamos preparados para integrarlas en nuestro salón? A continuación hablamos de ventajas y desventajas.

Uno de los clásicos debates a la hora de diseñar una cocina es si optamos por la cada vez más de moda cocina abierta o si bien nos decantamos por la tradicional cocina independiente o cerrada. Las cocinas abiertas son espacios diáfanos y visualmente amplios que consiguen que la luz natural fluya hasta el último rincón. Este tipo de cocinas son un recurso que nos permite ganar espacio en un parque de viviendas dominado por las casas de dimensiones más bien reducidas.

Hace unos años, las cocinas de moda eran grandes y espaciosas, lugares para cocinar pero también para comer, ver la televisión y pasar la tarde en familia. Hoy en día, sin embargo, lo que se lleva son las cocinas abiertas al salón, las llamadas cocinas americanas, espacios funcionales que se integran en el resto de la casa para crear una nueva sensación de amplitud y un hogar de espacios interconectados que fomenten la interrelación entre los habitantes de la casa.

El concepto de cocina abierta es más propio de países anglosajones que de España. Sin embargo, cada vez son más las personas que se animan a reformar las cocinas e integrarlas en el salón. Su instalación o no depende de varios factores, como la superficie o estructura de la casa, la tipología de la familia, sus rutinas diarias y su estilo de vida y, como no, las preferencias personales de cada uno. A continuación te contamos las ventajas y desventajas de tener una cocina abierta:

Ventajas de las cocinas abiertas

1. Espacio. Las cocinas abiertas son una apuesta segura, especialmente si vivimos en viviendas con pocos metros cuadrados, como pueden ser apartamentos o estudios. La eliminación de paredes y tabiques aumenta notablemente la sensación visual de amplitud. Estas cocinas nos permiten tener muchos metros sin paredes y en el mismo espacio.

2. Iluminación. La luz es mucho más importante de lo que creemos, ya que influye hasta en nuestro estado de ánimo, y supone, si es artificial, un porcentaje importante del gasto del hogar. Las cocinas abiertas permiten que la luz natural llegue a este espacio, una estancia tradicionalmente interior y con poca claridad. Además del factor estético, las cocinas abiertas conllevan una mejor ventilación y un ahorro en la factura de luz.

3. Comunicación. La unión de la cocina y el salón favorece la convivencia entre los miembros de la familia ya que, mientras cocinamos, podemos ver la televisión o vigilar mientras los más pequeños hacen los deberes en el salón. Las cocinas abiertas facilitan, en definitiva, la comunicación haciendo que nuestro hogar sea más sociable.

4. Estética y funcionalidad. Las cocinas abiertas bien planificadas pueden quedar totalmente integradas en la decoración del hogar y ser preciosas. En este sentido, los electrodomésticos juegan un papel primordial no solo por cuestión estética, sino también funcional para evitar humos, malos olores, ruidos excesivos y desorden. Una bonita y potente campana extractora te proporcionará un excelente efecto decorativo y te librará de malos olores; muebles laqueados o con puertas de acero y cristal te ayudarán, también, a dar elegancia a la cocina y a combinarla con el salón.

Desventajas de las cocinas abiertas

1. Olor. Si no tienes una buena campana extractora, de unos 1.000 m3/h por ejemplo, el humo, la grasa y los olores invadirán toda la casa y los muebles se ensuciaran rápidamente. Pese a todo, las campanas no son mágicas, por lo que habrá que tener en cuenta la frecuencia con la que cocinamos y, especialmente, el tipo de platos que realizamos. Si no instalas algún cerramiento de vidrio, tienes un plato a evitar: la fritura de sardinas.

2. Ruido. Una cocina que se precie tendrá fuegos, vitrocerámica, horno, microondas, nevera y lavavajillas, electrodomésticos que suelen emitir ruidos que, ante la ausencia de ningún tipo de barrera, se propagarán por todo el salón. Para minimizarlos, la mejor opción es apostar por electrodomésticos de alta gama que, además de ser más eficientes, acostumbran a ser más silenciosos.

3. Desorden. Las cocinas abiertas no toleran bien el desorden. Nos guste o no, al cocinar siempre generamos un cierto caos: platos en el fregadero, cacerolas en los fuegos, utensilios y alimentos en la encimera. Para evitar que esta sensación de desorden se contagie al salón, es obligatorio tener la cocina siempre bien limpia y ordenada. Todo debe lucir inmaculado y reluciente. Otra buena opción para tener la cocina siempre limpia y recogida es tener una cocina oculta, una cocina que ocupa solo una pared y que se puede ocultar a voluntad tras un sistema de puertas, abatibles o correderas. De esta forma, la cocina queda abierta al resto de la vivienda, pero puede integrarse o independizarse por completo, dependiendo del momento.

Con estos datos, ahora depende de tu criterio el tener o no una cocina abierta para demostrar que eres un masterchef.

<< volver