Julio 2018 #
Decoración

Trucos para elegir la pintura de la pared

Te contamos cómo elegir el color y el tipo de pintura para las paredes de tu casa según el ambiente que quieras conseguir en cada estancia.

Cambiando el color de la pared puedes renovar el estilo y la decoración de tu hogar. Las dimensiones del espacio y la luminosidad son dos aspectos clave para elegir una tonalidad u otra, además de tener en cuenta la sensación que querrás transmitir en cada ambiente, ya que los colores tienen la capacidad de influir en el estado anímico, causando distintos efectos.

Temperatura del color, espacio y luminosidad
Existen dos tipos de temperatura de los distintos colores del círculo cromático, los fríos y los cálidos. Las tonalidades frías como azules, verdes, violetas y grises transmiten sensación de relajación y serenidad, por lo que son perfectos para estancias como el dormitorio y el baño en las que se busca multiplicar la percepción de tranquilidad.
Por otro lado, los colores cálidos, rojos, amarillos y naranjas, los más vibrantes y cargados de energía son ideales para espacios comunitarios en los que se necesita aumentar la capacidad de sociabilización, como el salón, comedor o la cocina. Eso sí, en cualquier caso, te recomendamos utilizar estas tonalidades con mesura, para evitar espacios demasiado excesivos y saturados.
Elige gamas cromáticas claras como blancos, azules pálidos, verdes, grises claros o rosados, para pintar las paredes de espacios pequeños ya que conseguirás multiplicar la sensación de amplitud y luminosidad y reserva las tonalidades más oscuras para estancias que cuenten con una superficie generosa y luz natural abundante, utilizándolos para pintar una única pared y crear un foco de atención muy decorativo.

Tipos de pintura para las paredes
A la hora de escoger el tipo de pintura, la más habitual es la pintura plástica al agua; es fácil de aplicar, no desprende olores desagradables y se seca rápido. Las pinturas monocapa proporcionan una cobertura total en una sola capa, pero para poder utilizar este tipo de pintura con garantías, las paredes deben estar en perfecto estado. Si prefieres las propuestas ecológicas, encontrarás una amplia gama cromática de pintura fabricada con materias primas de origen mineral o vegetal, sin derivados del petróleo.


Si estás pensando en pintar las paredes de la cocina o el baño, escoge una pintura sintética. Necesitarás disolventes para limpiarla, se seca de forma más lenta que la pintura plástica al agua, pero te permitirá disfrutar de un acabado más resistente al desgaste. Además, para este tipo de ambientes, en los que se genera un alto nivel de humedad y condensación, podrás elegir pinturas antifungicidas, con las que conseguirás mantener a raya las bacterias eliminando también la aparición de moho.

El acabado perfecto: mate o brillante
Para elegir correctamente tendrás que decidir también el tipo de acabado, entre pinturas mates, satinadas o brillantes. Las pinturas mate son la mejor solución para espacios con paredes imperfectas o con irregularidades, ya que te permitirá disimular los defectos.
Las brillantes se convierten en una buena opción para estancias con poca luz natural, ya que reflejan más fácilmente la luminosidad que reciben; en este caso, las paredes deben estar perfectamente lisas e impecables. Por último, existen las pinturas con acabado satinado, fáciles de limpiar y muy agradables al tacto.

Luz y color
Tanto la luz natural como la artificial afectará directamente a la percepción del color que hayas elegido, así como la orientación de la habitación o la hora del día. El uso de bombillas incandescentes producirá que la tonalidad que elijas se vea más cálida y amarillenta, con las fluorescentes, el color parecerá más frío, mientras que, con luz natural de día, el color se verá más natural.
Por estos motivos, te recomendamos que hagas pruebas con muestras de pintura en las paredes reales que vayas a pintar, para poder decidir las tonalidades más apropiadas. Aplica las muestras en la pared en la que incide directamente la luz natural, en las esquinas y en la pared que queda en penumbra; espera a que estén totalmente secas para poder comparar los distintos tonos y así elegir definitivamente.

Colores y estilos decorativos
El color de la pintura también determinará o potenciará un estilo decorativo u otro. Para espacios de estilo contemporáneo o nórdico, escoge tonalidades frías y neutras, como blancos y grises. Para ambientes rústicos, los colores relacionados con la naturaleza como piedras, verdes y azules resultarán perfectos para crear estancias frescas y naturales. Finalmente para estancias clásicas, los tonos más adecuados son los cálidos como arenas, beige, ocres o rojos.

Noticias relacionadas

Decorar con paredes de obra vista

Cómo renovar el baño pintando las baldosas

Decoración en degradado para tu hogar

5 propósitos para decorar tu casa en 2018

Half-painted, pintar a medias tu hogar está de moda

<< volver