AGOSTO 2017 #43
Decoración

Renueva tus paredes con papel pintado

Foto 3
Foto 1
Foto 2

El papel pintado vuelve a estar de moda. Descubre sus posibilidades y personaliza o transforma tu hogar empapelando las paredes. Te mostramos diferentes tipos de papel pintado y algunos consejos para que los adaptes a tu vivienda y estilo decorativo. 

El papel pintado es uno de los elementos decorativos más utilizados. Actualmente hay muchas opciones para escoger un buen empapelado más allá del diseño. Los hay de fácil instalación, más resistentes a la humedad o con texturas especiales.

Tradicionalmente, el papel pintado se ha utilizado en dormitorios y salones, pero hoy en día hay cantidad de posibilidades para emplearlos y situarlos en otras estancias; desde la cocina al estudio o incluso en el cuarto de baño. En función de las características del sitio donde lo vayas a situar, decántate por uno u otro y logra el impacto visual deseado.

  1. Con base textil. Este tipo de empapelado es, sin duda, el más elegante y sofisticado. Son típicos los diseños florales clásicos y tradicionales. Es un tipo de papel al cual se adhieren unas fibras de origen natural como el algodón o la seda. Para fijarlo a la pared se hace mediante una cola especial.
  1. Vinílico. Esta opción es la más popular hoy en día, además de ser la más resistente y versátil. Un vinílico es el que sobre la base de papel incorpora una película de vinilo que es la que ofrece la cualidad resistente a la humedad pues evita la transpiración. Esta misma característica es la que lo hace muy fácil de lavar y por lo tanto de mantener. Es ideal para cualquier parte del hogar pero se recomienda colocarlo en estancias pequeñas y bien iluminadas. Por lo que el pegamento respecta, hemos de procurar tener la pared alisada. 
  1. Autoadhesivo. Una de las grandes ventajas de esta alternativa es que no precisa de cola especial. Actualmente, por su facilidad de colocación, se ha convertido en una de los más utilizados. Se usa para dar un toque original y divertido; es recomendable no emplearlo en toda una habitación sino para añadir un detalle diferente. 
  1. Con relieve. Cuando en lugar de querer personalizar la estancia donde lo colocamos lo que pretendemos, en primer lugar, es tapar las imperfecciones de una pared, el más ideal es el texturizado o con relieve. Tiene una base de papel y encima se coloca la textura deseada, que si se barniza la podemos hacer más resistente a la humedad. Es de fácil aplicación y sus diseños pueden aportar un estilo muy moderno y sofisticado. 
  1. Cenefas. Son un recurso sencillo a la hora de aportar originalidad a la estancia. Puedes utilizarlo para separar dos tonos distintos o bien para sencillamente romper con la monotonía de la pared. Hay variedad de cenefas: las normales de papel pintado, autoadhesivas o vinílicas e incluso con relieve.  

A la hora de decidir en qué estancia colocar el papel recuerda que el más apropiado para los baños es el vinílico, pues es el más resistente a la humedad. Por el contrario, el de base textil o con relieve es ideal para comedores y salones, ya que aporta un toque más sofisticado y elegante. Si lo que quieres es empapelar un dormitorio, es recomendable jugar con las cenefas y crear un impacto visual contrastando los colores y estampados. Y por último, el papel autoadhesivo lo puedes usar para dar un toque original en cualquier estancia del hogar. 

Estos son los principales tipos y estilos de papel pintado que puedes encontrar hoy en el mercado. Con estos consejos puedes escoger el que mejor se adapte a tu hogar y estancia y así lograr sacar todo el potencial que ofrece cada uno.

 

<< volver