FEBRERO 2017 #37
Asesor

Renta 2015: todas las novedades sobre la desgravación por vivienda

fiscalidad_2015El próximo 30 de junio finaliza el plazo para la presentación de la declaración de la renta de las personas físicas correspondiente al ejercicio de 2015. La Agencia Tributaria prevé que se presentarán un total de 19,7 millones de declaraciones, de las que más de 14,6 millones tendrán derecho a devolución. De entre las novedades introducidas en la declaración de 2015, destacan las referidas a la vivienda como la eliminación de la desgravación por compra de vivienda habitual para aquellos que la adquirieron después del 1 de enero de 2013.

Tributación por la compra de una vivienda habitual

La campaña de la declaración de la renta de 2015 prevé diversos casos en los que se puede desgravar por concepto de vivienda habitual. En términos legales, un inmueble tiene esta consideración cuando se destina para uso residencial por un plazo continuado de al menos tres años desde que se efectuó su compra. De igual modo, el residente debe vivir de manera efectiva y permanente por un periodo no superior a 12 meses desde la fecha de compra o finalización de las obras. Por último, también quedan adscritos a la vivienda habitual para la deducción los espacios anexos (trasteros, por ejemplo) y las plazas de garaje comprados junto con la vivienda.

Los propietarios de una vivienda habitual tienen que tomar como referencia la fecha del 1 de enero de 2013 para saber si pueden o no beneficiarse de deducciones:

  • Las personas que compraron su vivienda antes del 1 de enero de 2013 siguen manteniendo la deducción de hasta un 15% de lo invertido. El límite se establece en 9.040 euros anuales para el conjunto de las inversiones relacionadas con la adquisición, la rehabilitación, la construcción o la ampliación de la vivienda habitual. En el caso de que se haya invertido dinero en la vivienda para adecuarla por motivos de discapacidad, el importe máximo que se podrá deducir será de 12.080 euros.No obstante, solo las personas que hayan realizado una deducción por inversión en la compra de la vivienda habitual en 2012 o en periodos anteriores podrán solicitar este trámite, con excepción de aquellos contribuyentes que aún no han podido presentar esta deducción porque el importe invertido en la vivienda no supera el importe exento por reinversión o las bases efectivas de deducción de viviendas anteriores.

    Las comunidades que mantienen la deducción por inversión en la vivienda habitual son las de Navarra y País Vasco (disponen de fiscalidad propia).

  • Para los que compraron su vivienda después del 1 de enero de 2013 ya no podrán desgravar por este concepto. Solo hay una excepción para los que compraron vivienda en construcción y no se terminaron las obras en 2012. Entonces, aunque firmaron la compra en 2013, pueden desgravar como si la vivienda hubiera sido adquirida antes del 1 de enero de 2013.En algunas comunidades autónomas, como en Andalucía, Aragón, Asturias, Canarias, Castilla y León, Cataluña, Extremadura, Región de Murcia, La Rioja y Comunidad Valenciana, los compradores pueden acceder a esta desgravación por compra de vivienda en casos muy concretos (primera vivienda para jóvenes o adquisición de viviendas en el medio rural, por ejemplo), manteniendo esta desgravación en ocasiones hasta 2015. El resto de comunidades –Islas Baleares, Cantabria, Castilla-La Mancha, Galicia y Madrid— ya no contemplan este tipo de deducciones.

Tributación por el alquiler de una vivienda habitual

  • Arrendadores
    La deducción por arrendamiento de vivienda ha pasado al 60%, sin tener en cuenta la edad del arrendatario. Antes era de un 100% cuando el inquilino era menor de 30 años. Las deducciones de gastos generados por el alquiler se mantendrán (seguro de hogar y tasas de comunidad), además de la amortización y de conservación del inmueble, y del abono de impuestos como el IBI, o la tasa de basuras.
  • Inquilinos
    La reforma fiscal de 2015 eliminó la deducción estatal por el alquiler de vivienda habitual. Los inquilinos que firmaron contrato a partir del 1 de enero de 2015 no podrán desgravar este concepto.Los que firmaron contrato antes del 31 de diciembre de 2014, por el contrario, pueden deducir el alquiler siempre y cuando siga en vigor dicho contrato y cumplan los requisitos de rentas máximas. En este sentido, los inquilinos podrán deducirse un 10,05% de lo pagado hasta un límite de 9.040 euros por año, para bases imponibles menores de 17.707,2 euros. Las rentas superiores a ese límite y hasta 24.107,20 euros anuales sufrirán una reducción en la deducción de forma progresiva hasta su desaparición cuando se alcancen los 24.107,20 euros antes mencionados.Además de la deducción estatal, cada comunidad autónoma dispone de sus propias regulaciones que pueden sumarse a la general. Solo las comunidades de las islas Baleares, Región de Murcia y La Rioja no contemplan ninguna deducción por este concepto.

    Para evitar problemas, la Agencia Tributaria recomienda tener constancia de que el arrendador depositó la fianza en el organismo autonómico correspondiente y que su nombre figura claramente en el contrato de alquiler. También sugiere disponer siempre de justificantes de pago de las mensualidades, ya sea vía transferencia bancaria (justificantes del banco) o recibos de pago facilitados por el arrendador.

Obras de rehabilitación

En general, casi todas las comunidades autónomas, menos Castilla-La Mancha, aplican deducción por obras de rehabilitación de la vivienda habitual. Todas las obras iniciadas desde el 1 de enero de 2013 podrán deducir, siempre y cuando estas finalicen antes del 1 de enero de 2017. También si son obras en la comunidad de propietarios, siempre y cuando se hayan hecho pagos antes del 1 de enero de 2013, así como las obras que tengan que ver con estructuras, fachadas o cubiertas.

Tributación por la venta de una vivienda habitual

Cuando se realiza la venta de una vivienda habitual, el propietario debe de declarar el importe de la transacción cuando este genere una ganancia patrimonial. el propietario debe de declarar el importe de la transacción cuando este genere una ganancia patrimonialvalores de transmisión y los de adquisición. Los primeros se establecen restando el importe real por el que la enajenación se haya efectuado, menos los gastos y tributos inherentes a la transmisión que hayan sido pagados por el vendedor. Por el contrario, los valores de adquisición de la vivienda se refieren al importe real por el que se adquirió la vivienda más el coste de las inversiones y mejoras y los gastos y tributos satisfechos por el comprador (excepto los intereses). A esta cantidad se les restan las amortizaciones sobre el bien.

Hasta el 31 de diciembre de 2014, los valores de adquisición se corregían mediante la aplicación de unos coeficientes de actualización. Con la reforma fiscal, estos coeficientes se han eliminado y, por consiguiente, el beneficio fiscal que permitía corregir la ganancia por el efecto de la inflación se ha suprimido. Por otro lado, la reforma también ha limitado los coeficientes de abatimiento -que se aplicaban a las viviendas adquiridas antes de 1994- a ventas inferiores a 400.000 euros.

No obstante, la venta de viviendas puede estar total o parcialmente exenta de tributación en los casos que se reinvierta la ganancia íntegramente en otra vivienda habitual en los dos años posteriores a la venta y cuando los vendedores sean mayores de 65 años o se trate de personas en situación de dependencia severa o gran dependencia.

Hacienda recuerda que solo están obligados a presentar la declaración los contribuyentes que perciban salarios superiores a los 22.000 euros brutos al año. No obstante, en el caso de que haya habido más de un pagador, y el segundo y restantes superen la cantidad de 1.500 euros al año, deberán hacer la declaración de la renta, y el límite exento será de 12.000 euros brutos anuales. La Agencia Tributaria también recomienda que se tengan en cuenta las particularidades fiscales de cada región, ya que las comunidades autónomas aplican sus propias deducciones en según qué materias, entre ellas las que tienen que ver con el alquiler y la inversión en vivienda habitual.

Noticias relacionadas

¿Qué debes saber si te planteas comprar una vivienda?

¿Qué debes saber si planteas vivir de alquiler?

<< volver