SEPTIEMBRE 2017 #44
Asesor

¿Qué debes saber si te planteas comprar una vivienda?

casa_1La compra de una vivienda genera una serie de dudas importantes ya que su adquisición supondrá un gran desembolso económico durante un largo periodo de tiempo. Por este motivo, deben considerarse diversos aspectos antes de tomar esta decisión.

En primer lugar, hay que valorar el impacto económico que supone la adquisición de la vivienda, ya que esta decisión afectará a la economía familiar durante muchos años. Por ello, debe considerarse la situación laboral y económica tanto a presente como a futuro. Tradicionalmente, para la adquisición de una vivienda se suele solicitar la contratación de una hipoteca. En este sentido, el Colegio de Registradores recomienda que el importe mensual de la hipoteca no supere el 30% de los ingresos familiares.

También es necesario contar con ciertos ahorros y poder disponer de ellos de forma inmediata, lo que permitirá hacer frente a los gastos implícitos que conlleva esta compra. Se trata de la entrada inicial y otros desembolsos como la tasación, los impuestos, la notaría, el registro, etc.

En la actual situación del mercado, la caída de precios de los inmuebles ha permitido la recuperación de la demanda, en un entorno de mejora general de la economía, con bajos tipos de interés que han animado el mercado inmobiliario en nuestro país.

El factor tiempo es muy importante a considerar para la compra de una casa. Las cuestiones a tener en cuenta son: ¿cuánto tiempo va a disfrutarse de la vivienda?, ¿qué necesidades va a tener el cliente a corto/medio y largo plazo? Es posible que los compradores tengan previsto aumentar la familia, por lo que podrían plantearse la compra de un inmueble de mayor tamaño a medio plazo y, durante el período intermedio, vivir de alquiler.

Además, hay que valorar el uso que se le dará, puesto que no es lo mismo la vivienda habitual que una de segunda residencia o adquirirla como inversión a futuro para destinarla a un alquiler.

Por último, otra ventaja es que el propietario puede decorarla y reformarla en función de sus gustos personales. En una vivienda de alquiler, cualquier reforma adicional que realice el inquilino necesita el visto bueno del propietario de la casa.

<< volver