SEPTIEMBRE 2017 #44
Decoración

Protege tu casa

post_moment_protegetucasa_03
post_moment_protegetucasa_01

Las vacaciones de Navidad están a la vuelta de la esquina y, con ellas, quizás unos días de descanso fuera de nuestros hogares. Unos días muy tentadores para los amantes de lo ajeno. Es el momento, por lo tanto, de pensar en cómo proteger mejor nuestra casa. Una protección que empieza, lógicamente, por la puerta de entrada, la línea que marca la frontera entre un hogar seguro y otro que no lo es. Una buena puerta y una buena cerradura son, en definitiva, la mejor garantía para evitar que los ladrones desestimen hacernos una visita inesperada e indeseada mientras estamos celebrando la Navidad y el Año Nuevo.

De puertas las hay de muchos tipos: de seguridad, blindadas o acorazadas. Las puertas de seguridad son aquellas que tienen algún tipo de refuerzo exterior. Son las más baratas del mercado y, por lo tanto, las más utilizadas, aunque realmente son las que ofrecen un menor nivel de seguridad. La excelencia en seguridad es la que ofrecen las llamadas puertas acorazadas, puertas fabricadas en acero y chapadas en madera. Estas puertas son una auténtica barrera contra intrusiones, pero tienen un precio que puede llegar a resultar prohibitivo para la mayoría de los bolsillos. A mitad de camino de unas y otras se encuentran las puertas blindadas, que son las ofrecen una mejor relación seguridad/precio.

Las puertas blindadas suelen tener una estructura de madera e incorporan una hoja de acero de diferentes grosores, lo que les proporciona una gran solidez. Estas puertas acostumbran a tener, como mínimo, un par de puntos de cierre y tres puntos de anclaje mediante cilindros metálicos en el marco, elemento que también se refuerza con la instalación de unos perfiles metálicos que impiden que los ladrones puedan hacer ningún tipo de palanca que haga saltar la puerta.

Una buena puerta no nos serviría de nada, sin embargo, sin una buena cerradura. De cerraduras también hay muchas tipologías: de pestillo, de pastilla, solo de llaves… o electrónicas. Lo mejor es que, como mínimo, posean el certificado A2P, que garantiza su nivel de seguridad. Por otro lado, todas las cerraduras se clasifican por estrellas, de una a tres. A más estrellas, la cerradura es mucho más segura. Además de una buena cerradura también es conveniente instalar algún cerrojo de seguridad de acero que dé más seguridad a nuestra puerta. Una buena combinación de puerta, cerradura y cerrojo puede hacer de tu casa un hogar infranqueable. Y, lo más importante, a un precio ajustado.

<< volver