Junio 2018 #53
Tendencias

Nuevas tendencias en las ciudades inteligentes

Las ciudades inteligentes o ‘smart cities’ utilizan la tecnología para mejorar la calidad de vida de sus habitantes. Los últimos avances en estas ciudades están relacionados con el urbanismo y se aplican a través de iniciativas sostenibles y cívicas. A continuación, analizamos estas nuevas tendencias y su implementación en algunas ciudades españolas.

Las ciudades inteligentes o ‘smart cities’ se caracterizan por el uso de soluciones tecnológicas para mejorar el bienestar de la población. Con el objetivo de facilitar el día a día de los ciudadanos se emplean sistemas que automatizan y optimizan procesos relacionados con la sanidad, la seguridad, el transporte o la vivienda. Las ciudades inteligentes también persiguen reducir el consumo energético y las emisiones de CO2, facilitar las gestiones administrativas de los ciudadanos y mejorar la movilidad y la seguridad de la población. En definitiva, las ‘smart cities’ son ciudades más eficientes y sostenibles.

Urbanismo ‘smart’
La concentración de población en grandes ciudades provoca unos mayores índices de contaminación y de gasto energético. Para solucionar estas cuestiones, en las ciudades inteligentes se busca potenciar la eficiencia energética a través de recursos sostenibles como los transportes eléctricos y el uso de materiales renovables en la construcción de los edificios. La implementación de edificios energéticamente eficientes, los denominados Edificios de Consumo Energético Casi Nulo, y el empleo de materiales como el plástico reciclado, el bambú o el cartón en la construcción de los inmuebles son prácticas cada vez más extendidas en las ‘smart cities’.

Por otro lado, en algunas ciudades inteligentes se ha replanteado el uso del espacio público con el objetivo de mejorar la calidad ambiental. Es el caso de Aspern, una ciudad en el área metropolitana de Viena, donde se prevé construir un anillo de vías alrededor de un parque que conectará a pie toda la cuidad. Los nuevos diseños urbanísticos en las ciudades inteligentes incluyen soluciones en los equipamientos. Por ejemplo, pantallas de publicidad digitales; baldosas inteligentes que al pisarlas generan energía para las farolas; sensores en contenedores de basura que activan una alarma de aviso a los servicios de limpieza cuando llegan a su límite; o bancos que incluyen un panel solar para cagar móviles.

Tendencias en ciudades inteligentes de España
La introducción de sistemas tecnológicos inteligentes en las ciudades españolas se realiza a través de nuevos planteamientos urbanos e iniciativas medioambientales y cívicas.

En Madrid se ha promovido desde su administración local una aplicación móvil con la que los ciudadanos pueden comunicar cualquier incidente a tiempo real desde su smartphone con solo enviar una foto y la localización del suceso. La capital española cuenta, además, con un Smart Lab, un centro donde se promueve el intercambio de proyectos sobre ciudades inteligentes.

Barcelona fue elegida en 2015 la ciudad más inteligente del mundo por sus aplicaciones tecnológicas en alumbrado y movilidad. Los proyectos que hacen de Barcelona una ‘smart city’ incluyen una red de autobuses con rutas ortogonales para mejorar la movilidad, un sistema de telegestión del riego para los espacios verdes y una aplicación móvil que facilita a los conductores gestionar el pago del área verde del aparcamiento.

Santander destaca por una gestión inteligente del aparcamiento en su zona portuaria a través de sensores instalados debajo del asfalto y en los semáforos que detectan las plazas libres y guían los conductores hacia ellas.

En Valencia se implementó un sistema de sensores en espacios públicos para gestionar el ruido urbano. También un sistema telemático que informa de cualquier servicio municipal a tiempo real y una plataforma digital con la que los ciudadanos pueden realizar todos los trámites oficiales de forma telemática.

Algunos edificios municipales de Málaga se han construido con criterios de eficiencia energética: el Observatorio de Medio Ambiente Urbano, la incubadora de excelencia Promálaga o la sede de los Servicios Múltiples Municipales. En el Paseo Marítimo de la Misericordia algunas farolas se autoabastecen por energía solar fotovoltaica y otras eólica, además de contar con un micro-generador eólico para producir electricidad sin contaminar.

Noticias relacionadas

Ciudades cada vez más inteligentes

El futuro de las ciudades inteligentes a debate

Ciudades bike friendly

6 tendencias en arquitectura y vivienda

<< volver