Julio 2018 #
Asesor

Los 8 consejos para alquilar con todas las garantías

Los ocho consejos para alquilar con todas las garantías

Cuando estás buscando un piso de alquiler, además de fijarte en cosas básicas como la ubicación, los metros cuadrados, el número de habitaciones o si se encuentra en buen estado, hay otros factores que debes tener en cuenta para poder firmar un contrato de arrendamiento con todas las garantías.

Siempre con contrato

Se trata de un requisito legal y que supone una garantía, tanto para el propietario como para el inquilino. En este documento deben quedar claras las condiciones del alquiler que se pactan por ambas partes Desde información básica como nombre, apellidos o documentos de identificación de ambas partes hasta la información detallada del inmueble por el que se firma el contrato.

Además, en este pliego de condiciones quedarán fijadas cuestiones como el tiempo por el que está vigente el contrato, para qué uso se alquila el inmueble (residencia habitual o temporal, negocio…) y si, por ejemplo, están permitidas o no las mascotas.

Hacer un inventario previo de los muebles y enseres es uno de nuestros consejos para alquilar con todas las garantías

Hacer un inventario

Tanto si el piso está amueblado como si se alquila vacío, es recomendable hacer un inventario previo al alquiler. En este documento se detalla todo lo que hay en el piso: espejos, apliques, electrodomésticos, aire acondicionado… Este inventario puede figurar como anexo al contrato y contar con fecha y firma. No está de más añadir fotos para, de un vistazo, poder comprobar todos estos objetos.

Quién paga qué y en qué casos

En el contrato de alquiler van a quedar claras las condiciones del arrendamiento que han pactado las dos partes. En términos generales (porque hay excepciones, como el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales), podemos decir que casi todo lo relativo a impuestos corre de parte del propietario (IBI, tasa de basuras…) aunque se puede pactar lo contrario.

El agua, la luz o el gas suelen ser gastos que asume quien alquila el inmueble, pero en algunos casos el alquiler también los incluye. Pero si se estropea la caldera o alguno de los electrodomésticos con los que estaba equipada la casa, generalmente es el casero quien asume la reparación. De nuevo, dependerá de lo que se haya estipulado en el contrato.

Además, la firma de estas condiciones suele conllevar algunos gastos. De nuevo, depende de la negociación establecer si estos costes se reparten o los asume una de las partes.

Un mes de fianza que pueden ser más

La Ley de Arrendamientos Urbanos establece que al firmar el contrato debes entregar al casero y en metálico la cantidad equivalente a un mes de alquiler.

Pero el propietario también puede pedir una garantía adicional a la fianza. Las opciones son aumentar la cantidad de fianza o presentar algún tipo de aval. Dado que la ley no establece máximos en este sentido, las dos partes del contrato pueden negociar estas cláusulas adicionales a lo que exige la normativa.

Los ocho consejos para alquilar con todas las garantías

Dos meses de preaviso

El dueño del piso puede no prolongar el alquiler o pedirte que lo abandones antes de contrato. Le ampara el derecho a ocuparlo él o sus familiares por necesidades personales. Pero debe avisarte con, al menos, dos meses de antelación.

Con 30 días de antelación

Como inquilino puedes rescindir el contrato de alquiler avisando con 30 días de antelación siempre que, al menos, lleves medio año viviendo en esa casa. Dado que supone un incumplimiento de contrato, el propietario puede pedir que le pagues un mes de alquiler por cada año que te falte para terminar el contrato.

Recibos de alquiler

El propietario está obligado a presentarte los recibos del alquiler que confirmen que, efectivamente, le estás pagando por vivir en esa vivienda. Son importantes, además, porque con esos recibos justificarás las subvenciones o desgravaciones a las que puedes tener derecho.   

Subida del precio

Sobre todo si vas a firmar un contrato por varios años, en el contrato también debe quedar claro cuánto va a subir el alquiler cada ejercicio. Normalmente se usa como referencia el IPC, pero de nuevo es algo que queda sujeto a negociación de las partes.

 

Noticias relacionadas

Cómo preparar una vivienda para alquiler

Qué documentación se necesita antes de firmar el contrato de alquiler

10 consejos que hay que seguir cuando se visita una vivienda en venta o alquiler

<< volver