FEBRERO 2017 #37
Asesor

Las ventajas de comprar un dúplex

duplex_01
duplex_02
duplex_3

Los dúplex siguen siendo una de las tipologías de vivienda más deseadas. A continuación te explicamos cuáles son las ventajas de comprar… y vivir en un dúplex.

Los dúplex, dos pisos superpuestos unidos por una escalera interior, son una de las tipologías de vivienda más deseadas del mercado inmobiliario. Vivir en un dúplex es una buena opción para las familias a las que se les ha quedado pequeño el piso tradicional y a las que, por economía, no pueden permitirse una vivienda unifamiliar. No en vano el perfil más habitual de comprador de dúplex son matrimonios jóvenes con dos o tres hijos que, al crecer la familia, necesitan una vivienda con más prestaciones. El tamaño, la luminosidad, la posibilidad de separar la vivienda en ambientes diferenciados, la intimidad y la revalorización hacen que los dúplex sean una opción muy atractiva y muy solicitada:

Más espacio. El tamaño es una de las ventajas más valoradas de los dúplex que, por norma general, suelen ser más grandes que los pisos convencionales. La ventaja de tener más metros no nos servirá de nada, sin embargo, si los metros no están bien distribuidos. Por ello, es conveniente analizar bien la distribución de estancias y asignarles la función que más se ajuste a nuestras necesidades.

Luminosidad. Una de las grandes ventajas de vivir en la parte superior de un edificio es la abundancia de luz natural, uno de los elementos más apreciados a la hora de buscar vivienda. Habitualmente, los dúplex suelen disponer de ventanales, de tragaluces y de una terraza en su planta superior, lo que garantiza este suministro lumínico y un sinfín de posibilidades para el ocio y la diversión de los más pequeños de casa… pero también de los mayores.

Versatilidad. Los dúplex permiten, como los lofts, variar la distribución interior casi a medida. La tipología de dúplex más extendida es la que mantiene en la planta inferior la cocina, el salón, un dormitorio y el aseo, y coloca en la superior el segundo aseo y el resto de habitaciones. Sin embargo, hay más opciones. Una, por ejemplo, es dedicar la planta superior a los más pequeños, ubicando allí sus dormitorios y su sala de juegos. Otra opción, igual de válida, es colocar el despacho en la planta superior, diferenciando claramente la zona de trabajo de la zona familiar y consiguiendo de esta manera tener casa y oficina dentro del hogar, pero en espacios diferenciados.

Intimidad. La ausencia de vecinos en los pisos superiores es la mejor garantía de privacidad de los dúplex. Cuando aumentan los miembros de una familia, este tipo de vivienda ayuda a que todos tengan su espacio y que las diferentes actividades que se puedan realizar en la vivienda no interfieran unas con otras. Los más pequeños, por ejemplo, podrán descansar tranquilamente en la planta superior mientras cenamos con los amigos en la inferior. Algo más difícil de conseguir en un piso tradicional.

¿Para quiénes? Como hemos comentado anteriormente, los dúplex están indicados para parejas con hijos o para parejas jóvenes que necesiten una mayor división de los espacios. También son perfectos para quienes tienen la oficina en el hogar: por ello, los autónomos o freelance (diseñadores, creativos, asesores…) encontrarán en un dúplex una buena opción para tener la oficina en casa, ya que, al tener dos plantas, permite aislar de los ruidos y de las actividades del resto de la casa.

Posibilidades decorativas. Si tienes la suerte de contar con un piso con dos plantas, las posibilidades decorativas se abren muchísimo. Es conveniente, por ejemplo, que la planta baja se pinte con colores claros, ya que habitualmente la luminosidad es menor que en la planta. Aunque apuestes por una decoración diferenciada para cada planta, mira que haya puntos en común entre una y otras, como cortinas, alfombras o elementos decorativos de las paredes. Uno de los elementos, por ejemplo, a los que más partido puedes sacar es la escalera interior: si es de caracol ya tendrás un elemento decorativo en ella misma; si es recta, bajo los peldaños puedes colocar pequeños accesorios de almacenamiento que te harán ganar más metros aún si cabe.

<< volver