FEBRERO 2017 #37
Tendencias

Las playas de agua dulce: la alternativa a las del litoral

playas_aguadulce_01
playas_aguadulce_02
playas_aguadulce_03

¿Sabes que puedes tomar el sol y bañarte en plena naturaleza sin aglomeraciones y sin tener que desplazarte a la costa? A continuación te proponemos algunas de las mejores playas de agua dulce de España. 

Bandera azul, chiringuitos, gente practicando wind-surf… no estamos hablando de ninguna localidad de la costa. En España, además de sus excelentes playas, hay ríos, lagos y pantanos que también son ideales para el baño y que constituyen una alternativa excepcional a la playa de toda la vida, a la playa de arena y agua salada. Unas playas alternativas que nos pueden salir bastante más económicas que tomar el sol en el litoral y nos harán disfrutar de un verano diferente.

Playa de Orellana la Vieja. El embalse de Orellana es uno de los más grandes que alimenta el río Guadiana y, desde hace años, es conocido como la Costa Dulce. En el término municipal de Orellana la Vieja, en la provincia de Badajoz, encontramos la primera playa no costera en conseguir una bandera azul. En esta playa de agua dulce no falta de nada: zona para tomar el sol, arena, césped, y los imprescindibles chiringuitos. Si con tomar el sol y bañarte no tienes suficiente, no te preocupes. En la playa hay un club náutico que oferta todo tipo de actividades acuáticas, desde vela a piragüismo o esquí acuático.

Lagunas de Ruidera. El Parque Nacional de las Lagunas de Ruidera es un oasis en mitad de La Mancha, entre Albacete y Ciudad Real, formado por 15 lagunas comunicadas entre sí mediante torrentes y cascadas que juegan con las aguas del Guadiana. Además de disfrutar de su riqueza medioambiental, las Lagunas de Ruidera son el escenario ideal para tomar un refrescante baño en alguna de las siete zonas de baño repartidas por el parque natural y en las que sorprenden sus aguas de color azul turquesa. Cuando te canses del agua puedes realizar senderismo por la zona o seguir alguna de la rutas en bicicleta o 4×4 que se organizan. Imprescindibles las visitas al Castillo de Rochafrida y a la Cueva de Montesinos.

Oasis leoneses. La provincia de León tampoco tiene mar. Eso sí, cuenta con dos excepcionales playas de agua dulce. La primera es la playa fluvial de Cimanes del Téjar, a orillas del río Órbigo, un espacio natural que permite disfrutar de un día de playa de cientos de kilómetros del litoral más cercano. Y, cómo no, con bar, zona de comidas y zona de ocio para los pequeños. A unos kilómetros de distancia, en la comarca del Bierzo, está el pueblo jacobeo de Molinaseca, famoso por su puente romano sobre el río Meruelo, por los peregrinos que lo cruzan diariamente y por la zona de baños que permite disfrutar de un día de playa a los viajeros con destino a Compostela.

La playa de Landa. Landa es una pequeña población situada a 17,5 kilómetros de Vitoria y a orillas del embalse de Ullibarri-Gamboa. Un espacio verde con 400 metros de zona de baños convierte a este pueblo en la auténtica playa de la capital alavesa, una condición que se acentúa gracias al carril bici que conecta la playa con Vitoria. La playa de Landa está equipada con aparcamiento, aseos, zonas ajardinadas y una zona de mesas y asadores para que la jornada playera sea todo un éxito. Para evitar la presencia de algas en la zona de baño, se ha sustituido el barro del fondo por piedra y gravilla. Los amantes de la aventura pueden practicar remo, vela ligera y wind-surf a lo largo de toda la extensión del pantano. 

En Madrid, sí hay playa. La capital de España tiene playa. Eso sí, a unos 66 kilómetros de la Puerta del Sol, en el municipio de Pelayos de la Presa, a orillas del pantano de San Juan, alimentado por los ríos Alberche y Cofío. De esta manera, miles de madrileños pueden disfrutar de un buen chapuzón y de todo tipo de deportes acuáticos en las primeras estribaciones de la Sierra de Gredos. La de San Juan también tiene una amplia oferta de actividades para los que no sean muy amantes del agua. Hay rutas entre los pinares, zona de escalada deportiva y una amplia oferta hotelera y gastronómica para que sus visitantes descansen y desconecten del estrés urbano.

Estos son solo algunos de los destinos de interior en los que podrás disfrutar de un buen baño sin sabor a sal y con todas las ventajas de las mejores playas del litoral.

<< volver