AGOSTO 2017 #43
Tendencias

Las claves de la gestión de las carteras de deuda inmobiliaria para inversores

cartera deuda inmobiliariaLa compra de deuda es una de las opciones que eligen algunos inversores para la adquisición indirecta de activos inmobiliarios como suelos, edificios de oficinas, etc. Existen varias razones por las cuales los inversores se decantan por esta vía. Por un lado, los descuentos que se aplican en las operaciones de transferencia de la deuda debido al riesgo que asumen los inversores, que pasan a ser los nuevos acreedores. Por otro lado, la posibilidad de conseguir buenos activos disponibles solo en este tipo de carteras.

Desde 2013, la adquisición de deuda inmobiliaria se ha mantenido como uno de los principales modelos de inversión en el sector inmobiliario español. En 2014, llegó a situarse como líder en volumen de inversiones y, en 2015, se mantuvo. Esto es debido a la mejora de la economía española que facilita que más inversores quieran hacer negocios en el sector. Para Solvia Research, el mercado nacional de deuda inmobiliaria seguirá atrayendo a los inversores en 2016, especialmente a los grandes fondos.

No obstante, este tipo de operaciones requieren un alto grado de especialización que permita analizar los pros y contras de las transacciones, así como valorar la futura gestión de los activos adquiridos. Además, aunque el precio de la compra de la deuda sea óptimo, no significa necesariamente que la inversión vaya a ser rentable. La gestión de los activos adscritos a la cartera de deuda debe ser eficiente y también se debe de verificar la solvencia económica y la disposición del propietario de la deuda.

Para una gestión más adecuada de este tipo de activos es necesaria una estrecha colaboración entre los gestores bancarios e inmobiliarios. Una cooperación que se impulsa desde los servicers con el objetivo de garantizar una gestión más eficiente. Un ejemplo de mala praxis sería tratar la deuda como un préstamo, sin estimar el valor del colateral inmobiliario ni tener en cuenta todas las estrategias posibles para optimizar su valor.

Para Solvia Research, la compra de activos inmobiliarios de forma indirecta mediante la adquisición de carteras de deuda tendrá continuidad en el tiempo. Si inicialmente esta práctica se había llevado a cabo en los fondos que buscaban oportunidades a corto plazo, ahora se han incorporado carteras de deuda más pequeñas, que suscitan el interés de inversores de tamaño medio que buscan activos inmobiliarios como aval de crédito. En Europa, este tipo de operaciones están ganando protagonismo en países como Italia, Grecia y Portugal.

Solvia, en su afán por dar un paso más allá en el asesoramiento y acompañamiento de sus clientes, cuenta con un departamento de análisis denominado Solvia Research, dedicado al estudio del mercado inmobiliario.

 

Noticias relacionadas

El sector inmobiliario atrae a un nuevo perfil de inversor

<< volver