Junio 2017 #41
Asesor

La certificación energética en una vivienda

Certificación energética ASi tienes pensado vender o alquilar una vivienda, desde el verano de 2013 estás obligado a obtener su certificación energética como paso previo e imprescindible para cerrar su compra o alquiler. A continuación te explicamos en qué consiste esta certificación, cómo se consigue y qué hay que hacer para conseguir la máxima calificación energética.

El 1 de junio de 2013 entró en vigor el RD 235/2013 de trasposición de la directiva europea 2002/91/CE, que regula la certificación energética de las viviendas y que obliga a que todas las viviendas en venta o alquiler dispongan de dicho certificado de eficiencia. El objetivo de esta medida es que los compradores o arrendatarios de una vivienda puedan valorar y comparar la eficiencia energética como un factor clave, que lo es, a la hora de tomar una decisión de compra o alquiler.

¿Qué es la certificación energética?

La certificación energética es un documento oficial que describe de forma objetiva las características energéticas de una vivienda y sugiere medidas de ahorro energético. Este certificado califica energéticamente la vivienda calculando el consumo anual de energía necesario para cubrir la demanda energética de la vivienda en condiciones normales de ocupación. En este sentido, mide el gasto y emisiones de la calefacción, la refrigeración, la ventilación, la producción de agua caliente sanitaria y los sistemas de iluminación. Unas instalaciones que representan casi la mitad de la energía que consume una vivienda.

¿Qué edificios se deben certificar?

El certificado es obligatorio para todos los edificios de nueva construcción y para los edificios ya construidos cuando se realice alguna reforma o rehabilitación que suponga la renovación de una superficie útil superior a los 1.000 metros cuadrados y del 25% de sus cerramientos. Están exentos los pisos en edificios aislados con menos de 50 metros cuadrados útiles, las construcciones provisionales, los lugares de culto y edificios o monumentos protegidos.

¿Quién realiza la certificación?

Las diferentes comunidades autónomas han elaborado un registro oficial de los técnicos habilitados para realizar las certificaciones: arquitectos, arquitectos técnicos, ingenieros e ingenieros técnicos. Este técnico visitará la vivienda y recogerá los datos constructivos y de las instalaciones (calefacción, agua caliente sanitaria y aire acondicionado) necesarios para la elaboración del certificado.

¿Cuánto cuesta?

La normativa que regula la certificación energética no establece tarifas, por lo que cuando entró en vigor se tomaron como referencia los precios de otros países europeos, alrededor de unos 120 euros. En el comparador de la empresa Certicalia, homologada por el IDAE por el Ministerio de Industria y Energía, se pueden observar las diferencias de precio entre las distintas comunidades autónomas, que van de los 50 euros de Madrid a los 128 de La Rioja.

¿Dónde se registra?

Una vez elaborado el certificado, hay que registrarlo en el organismo competente de cada comunidad autónoma, pagando las correspondientes tasas administrativas. Sin este registro, el certificado no tiene validez. Una vez que la Administración lo revisa y valida, se obtiene la etiqueta energética con su correspondiente número de registro. Cuando se reciben estos documentos, la vivienda ya está oficialmente registrada y certificada.

Validez

El certificado de eficiencia energética tiene una validez máxima de 10 años, tras los cuales el propietario deberá proceder a su renovación. Si durante estos 10 años se realizan reformas que pudieran modificar la calificación energética de la vivienda, el propietario podrá solicitar la actualización del certificado.

¿Qué indica la etiqueta?

La etiqueta es el resumen del certificado energético. Esta etiqueta tiene un aspecto parecido a las etiquetas energéticas presentes en electrodomésticos. Como en estos, se mide en una escala cromática de siete letras (de la A, la más eficiente, a la G, la menor) la eficiencia de la vivienda. Dicho código cromático se expresa para las calificaciones obtenidas tanto en consumo como en emisiones de la siguiente manera:

  • El nivel de consumo de energía primaria no renovable, expresado en kilowatios hora por metro cuadrado y año (kWh/m2 año)
  • El nivel de emisiones de CO2 anuales en comparación con las dimensiones del edificio, expresado en las unidades kg CO2/m2 año.

¿Para qué sirve la certificación?

La normativa establece que la certificación energética debe constar en cada anuncio o publicidad de la venta o alquiler de la vivienda. Los propietarios también están obligados a ponerla a disposición de los compradores o inquilinos de la vivienda.

¿Cuáles son las sanciones por no tener el certificado?

La Ley 8/2013, de 26 de junio, establece las sanciones por incumplimiento de la normativa de certificación energética.

<< volver