JULIO 2017 #42
Tendencias

La arquitectura del aire

Binishells1Si cuando piensas en hinchables lo primero que te viene a la cabeza son los típicos castillos infantiles o las coloridas colchonetas playeras te sorprenderá saber que desde hace una década la arquitectura ya está utilizando estas estructuras dotándolas de nuevas aplicaciones. Y con la mirada puesta en el futuro, incluso, se están tomando como la base de edificación para habitar otros planetas.

Las estructuras hinchables o inflables son un recurso muy utilizado hoy en día en el ámbito de la arquitectura efímera. Hospitales de campaña que se montan en menos de 30 minutos, recintos para acoger conferencias o actos culturales, instalaciones artísticas o para performances en museos y centros culturales. Estas construcciones han multiplicado sus aplicaciones gracias a los avances en la investigación de materiales sintéticos, que las hacen más resistentes y ligeras. También gracias a la osadía de algunos estudios de arquitectura que apuestan por estos elementos en la esfera doméstica o para erigir edificios. Veamos algunos ejemplos.

Le Nuage (Philippe Stark)

Obra del reconocido diseñador Philippe Stark –autor también de la reforma del Mercado de la Alhóndiga en Bilbao– Le Nuage está considerado el primer edificio hinchable de Europa. Su interior alberga un centro de fitness, un spa y diferentes espacios de ocio dedicados a fomentar el concepto de una vida sana a sus ocupantes. El complejo que se encuentra en el nuevo barrio de Port Marianne en Montpellier (Francia), tiene una fachada hinchable que le da un aire “esponjoso” a todo el edificio, hecho de hormigón con estructura a la vista. La burbuja se infla con aire proyectado a 700 bares y está fabricada a base de un polímero EFTE, un material plástico ultrafino serigrafiado que le confiere propiedades térmicas y permite retener el calor.

la_nuage

Tokio Dome

El estadio del equipo de béisbol Yomiuri Giants de Tokio (Japón) se construyó en 1988 y soporta una cúpula inflable que se sostiene gracias a la presión entre el espacio interior y exterior del estadio. El Tokio Dome tiene capacidad para 55.000 personas y es uno de los edificios cubiertos con un domo hinchable más grandes del mundo.

Tokio_Dome

Binishell Casas Domo

El arquitecto italiano Dante Bini ideó en los años 60 una cúpula inflable recubierta de cemento de unos 36 m2 como modelo de vivienda económica en zonas con una alta probabilidad de producirse catástrofes naturales. Actualmente, su hijo Nicoló Bini ha aplicado este concepto al de vivienda habitual. La idea es muy básica: una membrana hinchable que se cubre de hormigón y que se acopla a una estructura soporte de madera y metal. Existen seis modelos de distintos tamaños y colores, muy resistentes a las adversidades climatológicas y a precios muy asequibles.

Binishell_casa

Shelter DJ cabin (Estudio Bureau A)

La celebración anual del 2016 de La Federación Suiza de Arquitectura no tuvo lugar en una tradicional carpa. El equipo del Estudio Bureau fueron los escogidos para idear un bar musical hinchable con pista de baile y cabina de DJ. Su estructura es de PVC y el mobiliario interior también es hinchable.

Sheleter

Ark Nova (Arata Isozaki y Anish Kapor)

Se trata del primer auditorio hinchable del mundo y fue concebido para el Lucerne Festival Ark Nova, un evento musical que recorrió las principales ciudades afectadas por el tsunami que tuvo lugar en la zona de Fukushima (Japón) en 2011. Tiene 30 metros de anchura, 36 metros de longitud y una altura de 18 metros, con capacidad de hasta 700 personas.

Ark_Nova

Eden Project (Tim Smit y Nicholas Greenshaw)

Inaugurado en marzo de 2001 en una antigua mina de caolín en Cornualles (Inglaterra), las cinco cúpulas de estructura geodésica que componen este parque albergan bioclimas distintos en dos invernaderos, uno de clima tropical —el más extenso del mundo—y otro de clima mediterráneo. Entre los dos acogen un número ingente y excepcional de especies vegetales. Las cúpulas están construidas con el polímero EFTE, el mismo utilizado para la estructura hinchable del edificio Le Nuage. La que alberga el bioma tropical tiene 16.000 m2 y 50 metros de altura, y en ella cabría la Torre del Palacio Real de Londres. La estructura hinchable pesa 465 toneladas.

Eden_project

Norman Foster y la Agencia Espacial Europea (ESA)

El célebre arquitecto inglés Norman Foster colabora en un proyecto conjunto con la Agencia Espacial Europea para determinar la viabilidad de instalar una base permanente en el polo sur de la luna, un lugar en el que la luz del sol brilla todo el día. La idea es comenzar a implantar este tipo de bases hacia finales de este siglo. Foster ha concebido un recinto presurizado con capacidad para cuatro astronautas, compuesto por una estructura cilíndrica que estaría cubierta por una bóveda hinchable. Sobre este domo se construiría otra capa mediante el uso de impresoras 3D, utilizando como material el regolito, el compuesto más común del suelo lunar. Toda esta construcción estaría recubierta por otra capa formada por una estructura celular con textura similar a la espuma, lo que protegerá a sus ocupantes de las radiaciones gamma y de las temperaturas extremas del satélite (120ºC de día y -220ºC de noche).

espacial

Noticias relacionadas

La impresión 3D y su futuro en la arquitectura

 

<< volver