Abril 2017 #39
Decoración

Ideas de decoración con macramé

macrame_6Tanto en moda como en decoración volvemos la vista al pasado reactualizando e incorporando nuevos materiales. El macramé, una técnica de tejido casi olvidada, ha irrumpido con fuerza como recurso estético en el hogar. Este arte de confección artesanal se engloba dentro de las tendencias DIY (do it yourself o hazlo tú mismo), que, con unas simples nociones y muy poco desembolso de dinero, permiten renovar nuestro hogar.

Entrelazar cuerdas combinando nudos es básicamente la esencia del macramé. La palabra heredada del francés viene a significar estrictamente flecos anudados. El origen de este trabajo manual es tan antiguo que tendríamos que remontarnos al tiempo de los persas (makrama) y de los asirios. Los árabes (migramah) lo exportaron a Europa y del Viejo Continente saltó al Nuevo Mundo. Es fácil relacionar esta técnica con el comercio marítimo ya que muchos nudos marineros son los mismos que se utilizan en el macramé. Las típicas hamacas de los países antillanos son, sin duda, el resultado de los viajes de los primeros europeos que llegaron a sus costas.

En nuestro país, el furor por el macramé apareció en los años setenta, siguiendo la estela de la moda hippy, y en cualquier hogar español se podían encontrar fácilmente maceteros colgantes y tapices con este tipo de textil. Las modas vuelven, pero siempre actualizadas y renovadas, y el aire vintage y bohemio que podemos conseguir ahora no tiene nada que ver con el de las casas de nuestros padres o abuelos.

Con más de cincuenta nudos diferentes y una gran variedad de materiales naturales, el macramé aporta un gran abanico de opciones decorativas. Solo necesitamos un soporte de madera dónde sujetar la labor y madejas de cordón. Se recomienda empezar con los nudos más sencillos, el plano y el cote, si eres recién llegado al mundillo DIY, y a medida que se adquiera destreza, atreverse con el punto alondra, galera, trenza, torzada o el nudo de rizo hasta conseguir auténticas filigranas.

macrame_1

Uno de los mayores alicientes de esta técnica es la rapidez con que podemos obtener los resultados. En una sola tarde, por ejemplo, podemos empezar y concluir un macetero colgante, una de las labores más sencillas y con más aplicaciones decorativas. A continuación te damos algunas ideas para que sepas cómo aplicar esta técnica en las diferentes estancias de tu hogar.

Jardines colgantes

Los maceteros de macramé son un recurso decorativo muy atractivo tanto para el interior de una vivienda como para un porche o jardín. Con solo una argolla y unos sencillos nudos, podremos disfrutar de una nueva ubicación para nuestras plantas. Si escogemos cuerdas de colores y las combinamos con tiestos también de color, el resultado puede llegar a ser impactante. Las plantas colgantes, formando cascada, se pueden combinar con cactus colocados a diferentes alturas creando un particular paisaje interior.

macrame_2

Separar con estilo

Cortinas largas o cortas, estores y hasta biombos, gracias al macramé podemos delimitar zonas y esconder rincones. Una cocina, un vestidor o una entrada de una casa de campo se transformarán por completo. La misma barra que utilizaremos para sostener los hilos será el soporte que ajustaremos al marco de la puerta o de la ventana. Para concluir la labor de una manera pulida, podemos o bien optar por quemar con un simple mechero las terminaciones de las cuerdas, o bien recubrir los extremos con cinta aislante del mismo color.

macrame_3

Como un cuadro

Su función es meramente decorativa, pero si utilizamos distintos materiales, conseguiremos tapices que nada tendrán que envidiar a una creación pictórica. Deberemos escoger previamente la gama de colores e ir probando contrastes y combinaciones que resalten la decoración de la habitación. Si queremos crear un efecto más rústico, nada mejor que aprovechar una rama de arbusto como soporte.

macrame_5

Más opciones de las que imaginas

El macramé también se utiliza para elaborar bisutería. Pendientes, pulseras, gargantillas, bolsos y hasta caminos de mesa. Cambian los materiales: hilo encerado, perlé, seda o nailon… pero los resultados son igual de atrayentes. Se pueden intercalar cuentas de collar y hasta engarzar piedras. La imaginación no tiene límites.

macrame_4

Noticias relacionadas

Ideas DIY para decorar una habitación infantil 

DIY: 10 ideas creativas y económicas para hacer un cabecero de cama

<< volver