Noviembre 2017 #46
Decoración

Feng shui: consejos para decorar nuestra casa en armonía

consejos decoración feng-shui
consejos decoración feng-shui
consejos decoración feng-shui

El feng shui es una filosofía milenaria pero también un forma diferente de decorar nuestro hogar de forma armónica y saludable. Un estilo que os resumimos en 10 puntos para que decoréis vuestra casa de acuerdo con esta tradición china.

El feng shui es una antigua filosofía china que une ciertos elementos y colores con la finalidad de crear espacios en los que reine la armonía, el equilibrio y la energía positiva. El vocablo feng significa viento y shui, agua. La filosofía del viento y el agua utiliza, según la tradición china, los colores, los números y los cinco elementos (tierra, agua, fuego, metal y madera) para, en su balance correcto, dar armonía al entorno.

Con los años, este arte milenario se ha extendido por el mundo y se ha adaptado a la decoración, la arquitectura y la jardinería. En decoración, se traduce, por ejemplo, en la distribución del mobiliario, en los colores de cada estancia e, incluso, en la ubicación y orientación del edificio. Decorar siguiendo los preceptos del feng shui es más fácil de lo que parece. A continuación os damos una serie de consejos para que decoréis vuestra casa según esta antigua filosofía china.

1. Las entradas deben de ser amplias, acogedoras y estar bien iluminadas. Pinta las paredes con colores claros, decóralas con elementos que definan tu personalidad y, en ausencia de luz natural, ilumínala con luces suaves y cálidas. Evitar colocar espejos frente a la puerta de entrada. Según el feng shui, reflejarían la energía vital, el Qi, y la harían salir de casa.

2. Disimula los pasillos y sus formas largas y estrechas. El feng shui no es muy amante de los pasillos. Disimúlalos en la medida de lo posible colocando elementos decorativos purificadores como flores, velas aromáticas o estanterías con libros. Las flores, por ejemplo, captan la energía positiva; las velas simbolizan el milagro del fuego, y los libros son un homenaje al conocimiento.

3. Las cocinas deben transmitir orden, alegría y serenidad. Estas tres cualidades son indispensables, según el feng shui, para preparar los alimentos de forma armónica. Según las normas del feng shui, los fuegos y el microondas deben de estar alejados del fregadero y bien limpios para asegurar la entrada de la prosperidad. Los cuchillos y el resto de elementos cortantes deben de guardarse y solo sacarse para trabajar con ellos. De esta manera se evitará la aparición de conflictos personales en el hogar. Finalmente, el buen orden en la cocina favorecerá el flujo regular del Qi.

4. Comedores ceremoniales, relajantes y armónicos. La comida es uno de los momentos más importantes para los orientales. Se recomienda evitar los objetos que puedan distraer, como un exceso de mobiliario o un televisor encendido. Las mesas deben de ser redondas u ovaladas, ya que permiten sentarse en armonía y estimulan la comunicación. Las cuadradas o rectangulares estimulan la actividad y deben limitarse al trabajo.

5. Baños alegres y simples. Dice la tradición oriental que en los cuartos de baño la energía positiva suele bajar. Los desagües (bañera, ducha, lavabo y taza) influyen negativamente no solo en el baño sino también en las estancias que lo rodean. De esta manera, se aconseja no colocar el cabezal de una cama o los fogones de una cocina justo al otro lado de la pared. La mejor forma de neutralizar la influencia negativa de los desagües es mantenerlos tapados cuando no se está usando los diferentes elementos, especialmente el váter. ¿Dónde colocar el cuarto de baño? Pues ni enfrente de la cocina ni enfrente de la puerta de entrada a la casa. Si la cocina está enfrente, tu prosperidad corre peligro. Si es la puerta de entrada la que está delante, son las relaciones personales que se dan en el hogar las que corren peligro.

6. Salones cómodos, acogedores y serenos. La sala de estar es el lugar de reunión familiar y de recepción de los invitados, por lo que deberán ser el mejor reflejo de nuestra personalidad. Los muebles y cómo los coloquemos delatarán si somos informales, formales o modernos. Las sillas y sofás deben de ser preferentemente de madera y tapizados en telas nobles, además de permitir ver quién entra al salón. También es conveniente poner alguna planta o flor en la zona dedicada a la televisión o la lectura y, en lugar de una sola lámpara en el techo, es mejor instalar varios puntos de luz en las paredes del salón.

7. Dormitorios reparadores y enriquecedores. Las reglas del Feng shui aseguran que en un dormitorio hay que dar protagonismo a la fuerza Yin, la fuerza femenina y pasiva, para lograr un descanso enriquecedor. Para lograrlo, por ejemplo, hay que apostar por la madera en la decoración y evitar colores como el rojo y utilizar colores suaves, como el ocre, que favorecen el descanso. Asimismo, es recomendable que el cabezal de la cama debe descansar en una pared sin ventanas y debe apuntar el norte o hacia el este, mientras que los pies nunca deben de mirar hacia la puerta de entrada a la habitación. Lo ideal es situar la cama en el centro de la habitación y evitar la presencia de aparatos eléctricos, de luces fuertes y de un exceso decorativo. Prescinde de todo lo que realmente no necesites. Y un par de consejos más: evitar colocar la cama bajo un techo con vigas y no coloques ningún objeto, ni cajas, ni zapatos, debajo de la cama.

8. Un color para cada actividad. Los colores representan, según el feng shui, la energía de los cinco elementos e influyen decisivamente en el Ying-Yang de la vivienda. El color es un factor clave en la decoración de cualquier casa ya que influye en nuestras percepciones y en nuestro estado de ánimo. Por este motivo hay que elegir el color en función de la actividad que pensamos hacer en cada estancia. Para un despacho o sala de estudio lo ideal son los colores vivos mientras que para las habitaciones los mejores son los colores pasteles o el blanco, si se trata de habitaciones infantiles.

9. Iluminación que transforma ambientes. Una buena iluminación es la mejor herramienta para transformar un ambiente proporcionándole calidez o claridad, dependiendo de la situación. El feng shui reivindica la iluminación natural, pero, en el caso que tengamos que recurrir a lámparas, da algunas recomendaciones. Por ejemplo, evitar la iluminación con fluorescentes, que emiten solo una parte del espectro luminoso y debilitan el Qi, y apostar por la utilización de lámparas de pie, que dan calidez y favorecen la ascensión del Qi.

10. Orden, orden y más orden. El orden, la limpieza y la no saturación de muebles y objetos son tres cualidades del feng shui que toda casa debe respetar. Intentar almacenar las cosas en la estancia a la que pertenecen. Por ejemplo, no guardes las mantas en el recibidor, ni zapatos en el dormitorio. También debes evitar las habitaciones-trastero, meros almacenes por los que no circula la energía.

Sigas los consejos que sigas, recuerda que no hay una sola casa igual y que, como propugna la milenaria filosofía oriental del feng shui, cada casa es un mundo. Tu mundo.

<< volver