Diciembre 2017 #47
Reportaje

El lado humanitario de la arquitectura

01La cooperación internacional asiste a las víctimas de catástrofes naturales y conflictos bélicos en todo el mundo. Se preocupa porque a esas personas no les falte la alimentación, la atención sanitaria o un techo bajo el que cobijarse. En este sentido, el carácter de las construcciones que acogen a estas víctimas cobra una importancia cada vez mayor: no se trata solo de proporcionarles refugio, sino de garantizarles un hogar temporal de calidad.

Desde hace varios años está teniendo gran auge lo que se ha dado en llamar como arquitectura humanitaria. Si al principio eran pocas las asociaciones que trabajaban por mejorar la calidad de las construcciones arquitectónicas para los más necesitados (Architecture for Humanityfue una de las pioneras), el interés de los profesionales del sector ha ido en aumento. A ello ha contribuido la diversificación de las oportunidades de ponerla en práctica: se requiere tanto en el tercer mundo como en el primero, como respuesta a tragedias naturales o para dar solución a barriadas de extrema pobreza en núcleos urbanos.

La arquitectura humanitaria requiere una gran creatividad para construir edificaciones funcionales, sencillas y que precisen escasos recursos. Obliga a tener muy en cuenta tanto la sostenibilidad como la realidad social del contexto en el que se edifica.

Su objetivo es acoger refugiados en situaciones extremas. En ese caso, apuesta por construcciones provisionales, que suelen levantarse en espacios comunitarios para cobijar a mucha gente, y conviene que se construyan con materiales reutilizables y fácilmente desmontables. También se ocupa de la reconstrucción de casas o la edificación de hogares nuevos tras una catástrofe. En ese caso, apuesta por construcciones baratas pero duraderas, que sean sostenibles y respeten la arquitectura local.

Uno de los representantes más destacados de la arquitectura humanitaria es Shigeru Ban. Este arquitecto japonés ha sido galardonado este año con el premio Pritzker, algo así como el Nobel de la Arquitectura. El principal motivo por el que ha recibido este premio es, precisamente, la vertiente más humanitaria de su carrera, ya que Shigeru Ban lleva décadas creando soluciones arquitectónicas para situaciones de crisis humanitaria. Practica una arquitectura sencilla, práctica y sostenible, para la que se sirve de todo tipo de materiales reciclables, desde cartón a contenedores.

<< volver