Julio 2018 #
Solvia Stories

¿Dónde encuentro un piso para poder tocar el saxo?

Un piso donde poder tocar el saxo

El sueño de Ismael es tocar el saxo en los mejores locales del mundo. Ensaya en el conservatorio y toca por la noche en un club de jazz. Pero necesita practicar con el saxo todos los días, educar la respiración y dar rienda suelta a su talento. La búsqueda de una vivienda aislada e insonorizada le está resultando una odisea.

El tiempo corre en su contra. Se acerca el Festival de Jazz de Madrid y hay que tener todo listo para noviembre. Es el gran escaparate. Conde Duque, dos sesiones ante la crítica especializada y la oportunidad de entrar en el circuito de los grandes festivales del verano. Y por qué no, quizá el ansiado disco.

Sordina para el ruido

El saxo de Ismael atraviesa a diario las paredes de su piso en Chamberí e inunda la calle con ese estilo que, según le decía su maestro, recordaba tanto a John Coltrane. Pero no todos los vecinos entienden su pasión. Los horarios de ensayo que permite la ordenanza municipal son claros, e Ismael los cumple a rajatabla. Pero necesita aire. En el sentido figurado y el literal. El secreto del saxo es el dominio de la embocadura y la respiración. Está cansado de los sax mutes que suavizan la reverberación del latón y esconden “ese ruido”, como le dice su vecino del tercero.

Tocar en el parque, buscarse un garaje o cambiar de casa

Escaparse al Parque del Oeste, poner alfombras y cambiar las ventanas. Lo ha intentado todo para atemperar el ánimo de los vecinos. Pero necesita una alternativa. Laura, la camarera de un club de jazz, le ha dicho que se busque un garaje. Pero la combinación de un piso y un garaje se sale de su presupuesto. Alquilar una casa es una opción que va cobrando fuerza en su cabeza.

Isamel duda entre un loft o una casa para poder tocar el saxo sin molestar a nadie

Una casa por el precio de un piso

En Madrid hay barrios que enamoran a cualquiera. Son las fachadas, los balcones, pero sobre todo la gente. No hay como perderse por calles poco transitadas para toparse con rincones inspiradores para un músico como Ismael. En Rivas, por la salida de Madrid a Valencia, Ismael ha visto anunciado un chalé unifamiliar. Otra opción que sospesa es alquilar un loft en Tetuán. Norte o sureste. Le gusta tocar en los cafés del centro por lo que estar bien comunicado es un requisito que considera importante.

Llega el momento decidir. La independencia de una casa para él solo, en Rivas, donde invitar a los amigos a tocar y hacer barbacoas en verano. O la vida bohemia en un loft a pie de calle. Ismael duda. El loft había ido ganando puntos. Pero se acerca el tórrido verano y la balanza comienza a equilibrarse. El Madrid Jazz Festival espera.

<< volver