FEBRERO 2017 #37
Asesor

¿Dónde encontrar la vivienda ideal?

asesor buscar viviendaEn los últimos años, los métodos para buscar vivienda han evolucionado hacia modelos mucho más enfocados a optimizar el proceso de compra. Las nuevas tecnologías de la información, la irrupción de los smartphones o la proliferación de los buscadores online son algunos de los avances que han permitido simplificar el proceso de búsqueda de la mayoría de los inmuebles. No obstante, los sistemas más tradicionales aún siguen presentes y se suelen usar para complementar y/o ampliar las búsquedas. A continuación analizaremos los soportes disponibles en el mercado que permiten a los clientes que quieren comprar o alquilar encontrar la vivienda deseada.

Actualmente, los compradores y arrendatarios de vivienda tienen un amplio abanico de posibilidades a la hora de acceder a la oferta inmobiliaria, ya sea para encontrar residencias habituales en venta o alquiler o encontrar inmuebles destinados a la inversión. Los principales sistemas de búsqueda a los que los clientes pueden acceder son:

  • Los portales inmobiliarios
  • Los buscadores de Internet
  • Los promotores inmobiliarios
  • Las agencias inmobiliarias
  • Los vendedores/arrendadores particulares

Otras opciones menos habituales son consultar los medios de comunicación impresa (periódicos, suplementos inmobiliarios, publicaciones especializadas…) o dar un paseo por la zona en la que se localice la oferta inmobiliaria deseada para detectar posibles anuncios y carteles inmobiliarios. También podemos visitar ferias o salones inmobiliarios o incluso recurrir a nuestro círculo de amistades para dar a conocer nuestra necesidad inmobiliaria. Sea cual sea el método utilizado, el proceso de la búsqueda implica tener en consideración aspectos tales como la ubicación, la orientación, las características de la vivienda, los precios de mercado, la oferta y demanda, etc. Todos estos datos son relevantes a la hora de buscar una vivienda que cumpla con nuestros intereses y objetivos.

Portales inmobiliarios

Solvia Inmobiliaria

Solvia cuenta con un portal inmobiliario (www.solvia.es) en cinco idiomas diferentes (castellano, catalán, inglés, francés y ruso) donde concentra toda su extensa oferta de inmuebles disponibles para la venta o el alquiler en prácticamente todo el territorio español. El buscador permite filtrar la vivienda por zona geográfica, precio, obra nueva o segunda mano, o tipo de inmueble (viviendas, locales y oficinas, edificios, garajes, etc.). Si el usuario se registra en el portal, tiene la posibilidad activar alertas siguiendo unos parámetros de búsqueda que le avisarán mediante un correo electrónico de todas las novedades afines a sus criterios. De igual modo, también puede activar la función de favoritos, un sistema que le permitirá guardar las búsquedas para valorarlas posteriormente. Otra de las ventajas que brinda la web de Solvia es la posibilidad de recibir una atención personalizada en cualquier instante por parte de nuestros asesores personales. De este modo, cualquier duda o petición de información se atiende al momento, mediante un formulario o contactando a través del teléfono de atención al cliente 902333131.

El portal también dispone de un simulador financiero que te ayuda a calcular los descuentos significativos que se pueden obtener si dicha inversión se lleva a cabo mediante un préstamo hipotecario tramitado a través de Solvia.

Resto de portales

Los clientes también tienen a su alcance un gran número de portales inmobiliarios que funcionan prácticamente del mismo modo que el mencionado anteriormente. Algunos están especializados en viviendas en alquiler, otros en productos locales y provinciales, algunos en apartamentos o viviendas de segunda residencia, etc.

Buscadores de Internet

Los motores de búsqueda son un buen sistema para comenzar a acotar nuestro sondeo de viviendas. Podemos consultar por zona o tipología y el sistema nos ofrecerá los resultados más relevantes según criterios de actualidad, zona geográfica, tipo de vivienda, etc., pero incluyendo ofertas de agencias inmobiliarias, particulares y agentes inmobiliarios, además de contenidos patrocinados (publicidad) de todo tipo de empresas y portales dedicados a la compraventa de inmuebles.

Agencias inmobiliarias

Este ha sido, tradicionalmente, uno de los métodos más utilizados por los usuarios para encontrar vivienda. Si buscamos un piso para comprar o alquilar, las agencias pueden ofrecernos un servicio integral en todas las gestiones, desde la búsqueda del inmueble hasta la gestión de todos los trámites legales para adquirir una vivienda en propiedad o vivir de alquiler. Las agencias están altamente especializadas por zonas geográficas, conocen bien el mercado inmobiliario de su área de influencia, disponen de capacidad de negociación con los vendedores o arrendadores y permiten ahorrar tiempo en todos los trámites administrativos que acompañan las gestiones para comprar o alquilar. En el caso de la compra, pueden también asesorar a sus clientes para conseguir la financiación necesaria. Con la recuperación económica, este tipo de empresas de intermediación ha vuelto a tener presencia significativa en el mercado inmobiliario, adaptándose a las condiciones actuales del sector. El conocimiento del área en el que desempeñan su labor, los precios, así como su papel a la hora de llevar a buen término todos los trámites de la compraventa –desde la visita al inmueble a la firma del contrato ante notario— son su principal valor de cara a los clientes.

Promotores inmobiliarios

Las promotoras son otra de las opciones más utilizadas por los clientes, después de portales, agencias y buscadores, para acceder a una vivienda en propiedad. Si decidimos acudir a una promotora de viviendas para comprar un inmueble, esta nos mostrará su oferta, y si nos decidimos por alguna, podremos negociar un precio cerrado por el inmueble elegido. Se trata de empresas con amplia experiencia en el sector, dedicadas sobre todo a la compra de suelo para edificar obra nueva. Una de las ventajas de este modelo es, en el caso de que realicemos una compra sobre plano, la posibilidad de personalizar la distribución de los espacios de nuestra vivienda o la calidad de sus acabados. Algunas de estas promociones se encuentran ligadas a las entidades financieras de tal manera que estas, a través de sus servicios inmobiliarios, también pueden actuar como agentes de intermediación ante los clientes.

Trato directo con vendedores y/o arrendadores

Otra opción es acudir directamente al vendedor o arrendador de la vivienda y hacer toda la negociación entre las dos partes. Si optamos por esta última vía, nos ahorraremos los costes de los intermediarios aunque deberemos de asumir algunas de las tareas que estos suplen e informarnos debidamente para evitar errores, especialmente durante el proceso de negociación y cierre de las operaciones. En este sentido, ante cualquier transacción que implique la adquisición de un inmueble, es necesario contar con los siguientes datos:

  • Obtener toda la información sobre la vivienda en la que estamos interesados. Lo más idóneo es solicitar una nota simple al Registro de la Propiedad.
  • Si la vivienda está sujeta a una hipoteca, solicitar al vendedor un certificado emitido por la entidad financiera, así como todas las condiciones del préstamo hipotecario.
  • Si es una vivienda nueva, solicitar al promotor la licencia de obras y la licencia de primera ocupación.
  • Si es de segunda mano, el vendedor deberá facilitarnos el justificante de los últimos pagos del impuesto de bienes inmuebles (IBI) y un certificado de estar al corriente del pago de los gastos de comunidad.
  • La información sobre el vendedor es muy importante. Las personas físicas se identificarán por medio del DNI. Si es una sociedad, necesitamos la escritura de constitución de dicha sociedad, así como la escritura de nombramiento de poder de la persona representante de la misma.

Con toda esta información, en el caso de que sea correcta y legal, podremos efectuar los pasos para la compra (contrato de arras, escritura pública de compraventa, pago de impuestos, etc.).

En el caso del trato directo con el arrendador, para acceder a una vivienda de alquiler será necesario tener en cuenta:

  • La regulación pertinente regida por los pactos y las cláusulas a voluntad de las partes en el marco establecido por la ley y de forma complementaria por el Código Civil.
  • Establecimiento de la duración del contrato de permanencia y desistimiento, decidida por acuerdo entre las partes, al igual que las prórrogas anuales obligatorias, que legalmente pueden ser de hasta tres años.
  • Fijación de la renta y revisiones, libremente pactadas entre las partes.
  • Establecimiento de las obligaciones del inquilino y el arrendador, que básicamente son dos: el pago de la renta estipulada y el mantenimiento de la vivienda en condiciones de habitabilidad.
  • Fianza, también determinada por las partes. La más habitual es de un mes de renta por adelantado.
  • Cesión y subarriendo, con el consentimiento expreso del arrendador en el caso de la cesión del alquiler de la vivienda a otro inquilino, y pactada si se pretende subarrendar parte de la vivienda.

Noticias relacionadas

¿Cómo será el futuro de la intermediación inmobiliaria?

El mercado de la vivienda crece por encima de las previsiones

¿Cómo se valora el precio de una vivienda?

Las características de la vivienda: aspectos a tener en cuenta a la hora de comprar o alquilar

Comprar una casa: ¿cómo elegir la mejor orientación?

Aspectos a considerar al comprar una vivienda: ¿inversión o residencia habitual?

 

<< volver