Octubre 2017 #45
Decoración

DIY: decora el material escolar con tus hijos

escolar_01
escolar_02
escolar_03

Las manualidades pueden ser un elemento decorativo muy interesante para que tus hijos personalicen sus carpetas, cuadernos o lápices. Te ofrecemos varias ideas prácticas, económicas y sencillas para lograr que los más pequeños se diviertan mientras decoran su material escolar.

La vuelta al cole significa el fin de las vacaciones, pero no tiene porqué ser el fin de la diversión. Decorar sus carpetas o el resto de material escolar no solo les permitirá pasar un rato divertido en tu compañía, sino que también hará que potencien su creatividad.

No necesitas demasiados recursos para conseguirlo: bastará con que emplees algunos materiales reciclados y una buena dosis de imaginación. ¿El resultado? Manualidades únicas con las que los niños sorprenderán a sus amigos de la escuela.

Propuestas para personalizar una carpeta

  • Forrar con papel o tela. Es una de las opciones más simples. Tus hijos y tú podéis utilizar papel de regalo para dar color al libro de mates o aprovechar una bolsa de papel bonita que hayáis conseguido al comprar en algún establecimiento. Y ¿por qué no?, podéis sustituir el papel por alguna tela.
  • Decorar con dibujos infantiles. Anima a los pequeños a presumir de su vena más artística siendo ellos mismos quienes creen los motivos con los que cubrir la carpeta. Pueden aprovechar algún viejo dibujo o hacer uno nuevo para la ocasión. ¡Qué más da si sus creaciones no son perfectas: lo que importa es que muestren su personalidad!
  • Montar un collage. Seguro que los niños disfrutan con esta propuesta: podrán utilizar fotografías personales, recortar imágenes de revistas, añadir pegatinas, escribir mensajes divertidos, incluir letras de canciones… Lo que se les ocurra. Después puedes ayudarles a plastificar la carpeta para proteger la obra de arte que hayan creado.
  • Recurrir al decoupage. Esta técnica es más complicada, pero los resultados son muy interesantes. Consiste en pegar recortes de papel en la carpeta y cubrirlos con capas de cola o de barniz para darles un efecto parecido al de una pintura. Si tus hijos son muy pequeños, probablemente necesitarán que les eches una mano.
  • Divertirse con el scrapbooking. Una tendencia decorativa que cada vez gana más aficionados. Permite utilizar todo tipo de materiales: papel, cintas de tela, tintes, botones, flores, figuras de goma eva, lentejuelas… Gracias a ella, los niños y tú podréis crear decoraciones originales y muy personales para las carpetas escolares.
  • Utilizar washi tape. Esta cinta adhesiva de origen japonés cuenta con muchas ventajas: en primer lugar, su gran variedad de colores y estampados, que los más pequeños podrán aplicar a las carpetas formando infinidad de combinaciones; como segunda ventaja, es fácil de poner y de retirar, lo que permite corregir posibles errores de colocación.
  • Crear estampados con sellos. Con ellos podréis realizar patrones decorativos a vuestra medida. Esta opción también resulta interesante porque dará la oportunidad a los niños de fabricar sus propios sellos caseros: la goma de un lápiz, un tapón de corcho, una figura recortada en goma eva o incluso la mitad de una manzana pueden servirles para crear divertidas composiciones.
  • Decorar las cuerdas de la carpeta. Este elemento también se puede personalizar fácilmente, por ejemplo, pintándolo. Si lo preferís, podéis sustituir las cuerdas por un material más llamativo, como cintas que acaben unidas en un lazo.

¿Y el resto del material escolar?

Por supuesto, también podéis recurrir a las manualidades para decorar otros elementos, desde lápices a libros. Aquí tenéis algunas ideas:

  • Lápices personalizados. Aplicar pintura de colores llamativos, forrarlos con washi tape o cubrirlos con purpurina son tres propuestas que quizás diviertan a tus hijos. Aunque también podéis darles un aspecto más original si decoráis la parte posterior del lápiz con figuritas recortadas de papel o fabricadas con papel maché.
  • Forros de libro o cuadernos. Igual que ocurría con la carpeta, un papel de regalo bonito o un dibujo infantil pueden convertirse en divertidas cubiertas de quita y pon para los libros o libretas del cole. Como alternativa al papel, podéis utilizar fieltro o alguna otra tela para forrarlos.
  • Estuches hechos con material reciclado. Siguiendo con la tela, un retal sobrante o una vieja prenda de vestir podrían servir para fabricar un estuche para los lápices de tus hijos. Anímales a crear uno partiendo del bolsillo de unos tejanos viejos: seguro que les encanta la idea.

Existen infinidad de sencillos recursos para personalizar el material escolar de tus hijos. Y todos ellos obtienen unos resultados sorprendentes. El truco está en dejar volar la imaginación.

<< volver