Marzo 2017 #38
Decoración

Decorar con paredes de obra vista

imagen_2
imagen_3
imagen_1

Las paredes de obra vista, sean de cemento, ladrillo o piedra, tienen un encanto especial, encajan en múltiples estilos decorativos y dan un toque diferente y original a la vivienda. Situar una pared al descubierto en nuestro hogar es todo un reto. Debemos conseguir que el material en cuestión no desentone con el mobiliario y los elementos decorativos y, de este modo, lograr que se adapte a nuestro estilo.

Situar una pared al descubierto en nuestro hogar es todo un reto. Debemos conseguir que el material en cuestión no desentone con el mobiliario y los elementos decorativos y, de este modo, lograr que se adapte a nuestro estilo.

Uno de los factores a tener en cuenta antes de utilizar una pared de obra vista es el tipo de material que vamos a emplear. Los más usados suelen ser el cemento, la piedra y el ladrillo.

  • Ladrillo. Quizá por el aire informal que transmite, o bien por la facilidad con la que encaja en muchos estilos decorativos, el ladrillo es uno de los más utilizados. Sin embargo, es el menos perfecto, pero es aquí donde recae su encanto.


    Si lo mezclamos con elementos de hierro y acero, conseguiremos un aire más industrial. Por el contrario, si lo que buscamos es un toque vintage, la madera deberá ser nuestra aliada. Una o varias paredes al descubierto de este componente es perfecto en estancias como el salón o el dormitorio.

  • Piedra. Es aconsejable dejar solamente una pared a la vista, ya que si se abusa de este material puede llegar a sobrecargar la zona. La cocina y el salón son los lugares más idóneas para ubicarlas.


    Normalmente, el uso de la piedra se relaciona con estilos rústicos, tranquilos y cálidos. 

  • Cemento. A simple vista, puede parecer el material menos apropiado para decorar las paredes de nuestro hogar. Sin embargo, el cemento transmite modernidad, innovación y elegancia.


    Aplicando una capa de pintura de tonalidad fría, podremos conseguir un ambiente inspirado en el estilo nórdico. No obstante, al tratarse de un material con una textura más lisa que los anteriores, podemos jugar con diversas tonalidades o estampados y adaptarlo a un estilo totalmente diferente como el ecléctico.

Por otra parte, no se trata solo de escoger el material que vamos a emplear o que nos gusta más sino saber cómo decorarlo y adaptarlo al resto de la vivienda.

  • Dejarlo al natural es quizá la opción más sencilla y recomendable, ya que de este modo el efecto será mucho más real, más cálido y dará el punto de autenticidad a nuestro hogar.
  • Un toque de color. En el caso del ladrillo, normalmente se apuesta por aplicarle una capa de pintura blanca, le da un toque moderno y elegante indiscutible. Al cemento, en cambio, le puedes dar una capa de pintura de colores fríos, como el azul o el gris. La piedra, por el contrario, suele combinarse con tonos arena, clásicos y neutros.
  • Personaliza la pared. Es el último paso para decorar cualquier estancia de nuestro hogar con paredes de obra vista. Podemos colgar cuadros con marcos originales y de forma que creen un collage.  Otra alternativa muy utilizada son los espejos, que dan una sensación de amplitud a la sala.

<< volver