Marzo 2017 #38
Decoración

Decoración: cómo colocar los cuadros sobre el sofá

decoración_interiores_cuadros_sofá
decoración_interiores_cuadros_sofá
decoración_interiores_cuadros_sofá
decoración_interiores_cuadros_sofá

Los cuadros son un recurso muy efectivo en la decoración de interiores. Gracias a su diversidad de formas, tamaños o diseños, encajan en cualquier estancia y pueden adaptarse a todos los estilos, aportando un carácter muy personal al hogar. Pero hay que saber cómo colocarlos, sobre todo si queremos decorar la pared del sofá.

Obras de arte, láminas decorativas, fotografías… Son muchas las propuestas que pueden ayudarte a dar vida a la pared tras el sofá. Elijas la que elijas, lo primero a tener en cuenta es decantarte por elementos que transmitan tu personalidad. Por supuesto, los cuadros que selecciones también deberán ir en consonancia con el estilo de tu sala de estar. En este sentido, es importante que guarden armonía tanto con el sofá como con el mobiliario o demás objetos decorativos. Tendrás algo más de libertad si has optado por un estilo ecléctico; aun así, deberás buscar un cierto equilibro en la decoración.

Los colores de la estancia también marcarán la elección de los cuadros: procura que la tonalidad de los objetos enmarcados (y también la de los marcos) combine con el color del sofá, de los muebles y de las paredes. Aunque, si en la sala de estar predominan los tonos neutros, podrás jugar con colores más vivos en los cuadros, para lograr un efecto de contraste y darles protagonismo.

El tamaño de los cuadros dependerá de las dimensiones de la sala. Si la estancia es pequeña, te convendrá apostar por cuadros pequeños y en pequeña cantidad para evitar una sensación recargada. Si, por el contrario, la estancia es amplia, podrás colocar sobre el sofá cuadros más grandes o composiciones formadas por varios elementos.

Su tamaño también marcará la distancia de separación idónea: cuanto mayores sean los cuadros, mayor distancia es aconsejable dejar entre ellos. Por otro lado, deberás tener en cuenta la forma de los cuadros: los elementos horizontales pueden crear un efecto visual de techos más bajos, algo que no sucede con los verticales.

En cuanto a los marcos de los cuadros, también deberás elegirlos en función del estilo de la sala de estar, de los colores de la estancia y, por supuesto, del elemento que quieras enmarcar. Una opción bastante extendida es colgar sobre el sofá cuadros sin marco, que pueden transmitir una sensación de mayor ligereza.

Distribución de los cuadros

Uno de los aspectos más importantes a la hora de colocar los cuadros sobre el sofá es cómo distribuirlos. La manera en que decidas situar los cuadros te permitirá explorar tu creatividad y plasmar en la decoración toda tu personalidad. De entrada, deberás valorar si prefieres colocar en la pared del sofá un solo cuadro o, por el contrario, varios elementos. Colocar un cuadro exclusivamente es una buena opción si decides situar una obra de arte de gran valor que quieres convertir en centro de atención. Si la obra no habla por sí sola, una composición de diferentes cuadros te permitirá darles mayor protagonismo. Las posibilidades son variadas, desde apostar por elementos decorativos que compartan una misma temática y lleven marcos similares a jugar con cuadros de temas, tamaños y colores distintos (siempre que exista entre ellos algún nexo de unión).

¿Necesitas ideas para una composición de cuadros sobre el sofá? Te presentamos varias propuestas:

  • Dos cuadros juntos. Una opción perfecta para estilos minimalistas. Pueden representar motivos distintos, pero conviene que tengan el mismo tamaño y marco.
  • Tríptico. Suelen ser tres cuadros sobre un mismo tema; por lo general de idéntico tamaño, aunque el del centro también podría ser mayor que los otros dos.
  • En fila horizontal. No importa el número de cuadros que formen la fila, siempre que compartan tamaño y marco.
  • Sobre una repisa. Una tendencia actual que te permite combinar cuadros de diferentes formas y tamaños con otros objetos decorativos.
  • Cuadrícula simétrica. Una propuesta muy indicada para decorar con fotografías () o láminas similares. Además de guardar una coherencia temática, los cuadros deben tener el mismo tamaño, el mismo marco y guardar una separación idéntica entre ellos. Si las fotografías o láminas son de tamaños dispares, se pueden igualar gracias al paspartú. 
  • Composición asimétrica. Resulta muy habitual situar sobre el sofá varios cuadros de formas y tamaños diferentes, incluso combinando lienzos, láminas y fotografías. A veces, las composiciones ocupan toda la pared. Aunque pueda parecer desordenada, esta distribución no es casual, sino que guarda un equilibrio.
  • Diseños originales. Colgar los cuadros con cuerdas en vez de utilizar clavos o disponerlos sobre el sofá formando un reloj son dos propuestas que pueden ayudarte a mostrar tu lado más creativo. Otra opción puede ser apostar por marcos vacíos y, solo en algunos casos, llenar el espacio que deberían ocupar los cuadros con plantas u otros objetos decorativos. 

Sin duda, colocar los cuadros sobre el sofá tiene su arte. Pero, si aplicas los criterios que mejor se adapten a las características de tu sala de estar y a tus propios gustos, podrás lograr atractivas composiciones que sorprenderán a quienes las contemplen.

<< volver