Abril 2017 #39
Decoración

Cuidados básicos para que tus muebles luzcan como nuevos

reparación muebles
cuidado muebles

Elegir muy bien los productos de limpieza, protegerlos adecuadamente y saber cómo reparar algún desperfecto son las claves para mantener el mobiliario de tu casa como el primer día.

Los muebles pueden ser los grandes protagonistas de cualquier estancia. La clave es que permanezcan en buen estado durante mucho tiempo. Te explicamos todo lo que debes tener en cuenta para evitar que se deterioren.

  • Enemigos de la madera. El sol directo o la abundancia de luz natural pueden hacer que varíe el tono original de la madera. Una buena opción es colocar en las ventanas cortinas o estores de tejidos tenues que filtren la luz pero eviten la sobreexposición. En aquellas estancias en las que dé el sol directo, conviene incluso bajar las persianas cuando no se está en casa. La sequedad ambiental es otro de los factores que más perjudican a la madera, ya que puede provocar que se reseque y se acabe resquebrajando. Procura no situar los muebles muy pegados a los radiadores y sitúa humidificadores cerca de ellos cuando estén en funcionamiento.
  • Productos de limpieza adecuados. Para la madera, por ejemplo, basta con utilizar una gamuza antiestática para atrapar el polvo y que no vuelva a depositarse al momento. Cada quince días se puede usar un producto limpiamuebles específico. Te recomendamos pulverizarlo sobre un trapo y no directamente sobre la superficie. Una vez al año, como máximo dos, puedes aplicar una cera nutritiva, pero mejor que no contenga siliconas. En el caso de muebles lacados, es preferible no utilizar ningún tipo de producto y limitarse a quitar el polvo con gamuza o plumero. Lo mismo sucede con los materiales sintéticos, como PVC o pladur.
  • Más vale prevenir. Antes de utilizar cualquier tipo de producto, pruébalo en una esquina o en una zona poco visible para asegurar que no deteriora el color o el brillo de la madera. En cualquier caso, no abuses nunca de la cantidad ni lo dejes actuar demasiado tiempo.
  • Protectores contra los roces. Si vas a colocar encima del mueble alguna figura de material duro como cerámica o piedra, una buena idea es pegar en la base de estos objetos una pieza de fieltro. Marca primero la tela con lápiz, siguiendo la forma del contorno, recórtala, pégala y deja el objeto boca abajo o en horizontal hasta que la cola se haya secado totalmente. Es una discreta alternativa para proteger el mueble de posibles rozaduras.

Cómo solucionar pequeños desperfectos

Si a pesar de todos estos cuidados uno de tus muebles ha sufrido algún “accidente”, te damos varios trucos con los que podrás arreglarlo o, al menos, disimularlo:

  • Arañazos en la madera: Con una mezcla de aceite de oliva y vinagre obtendrás un fluido para aplicarlo a las rozaduras de la madera. Déjalo actuar para que penetre y frota en el sentido de la veta con un paño de algodón suave para sacar brillo. Si aun así se sigue notando, puedes acabar de disimular el arañazo con un poco de cera del mismo color de la madera. También puedes encontrar reparadores en formato rotulador. Para mobiliario rústico o de madera oscura, el betún de Judea da grandes resultados.
  • Quemadura de cigarrillo: pasa suavemente un papel de lija extrafino. Frota después con un paño de algodón humedecido en una mezcla de aceite de oliva y ceniza de cigarrillo. Por último, limpia y saca brillo con un trapo seco.
  • Gotas de cera de vela: espera unos minutos a que se endurezcan y retíralas, a continuación, con una espátula o tarjeta de plástico.
  • Aspecto mate: el uso de productos de limpieza agresivos o que contengan siliconas suele ser la principal causa de que la madera barnizada pierda su brillo original. Para recuperarlo, aplica con una esponja una mezcla a partes iguales de alcohol, aceite de linaza y limón. Seca muy bien el mueble y, por último, frota con una gamuza suave.
  • Pérdida de color: si el sol ha deteriorado el color del mueble y se notan las marcas de los objetos decorativos que había encima, puedes igualarlo con una cera de un tono similar al original de la madera. Extiéndela con movimientos circulares hasta que penetre bien.

Todos estos consejos y precauciones te ayudarán a conservar tus muebles bonitos y en buen estado durante años.
 
Noticias relacionadas:

No cambies los muebles: píntalos

Cómo decorar con cajas y palés de madera

<< volver