Octubre 2017 #45
Asesor

¿Cuáles son las funciones del presidente de una comunidad de propietarios?

Obertura-comunidad-propietarios

Cuando adquieres una vivienda no solo pasas a formar parte de la comunidad de propietarios, también puedes optar a presidir esta entidad. La figura del presidente engloba no solo un listado de tareas administrativas sino también unas obligaciones y deberes que se tendrán que asumir en el caso de resultar elegido por la junta de propietarios.

Atender requerimientos sobre aspectos relacionados con los espacios comunes del edificio; preservar la buena convivencia entre los vecinos; supervisar cobros de derramas o contrataciones de por ejemplo el servicio de limpieza de la escalera o el portero… Estas son algunas de las actividades habituales en la gestión de una comunidad de propietarios. Y para desempeñar dichas tareas, la junta —integrada por cada uno de los propietarios y encargada de tomar decisiones de obligado cumplimiento sobre todo aquello que afecta al funcionamiento de la comunidad— nombra a un presidente. Se trata de un cargo obligatorio e irrenunciable, excepto en caso de enfermedad o edad muy avanzada, según establece la Ley de Propiedad Horizontal. A continuación, repasamos las principales funciones y obligaciones que recoge esta figura:

1. Representación de la junta de propietarios. Según el artículo 13 de la Ley de Propiedad Horizontal, el presidente ostenta legalmente la representación de la comunidad y no puede tomar decisiones o contratar servicios de forma unilateral ya que debe atenderse a las instrucciones de la junta de propietarios. Para su elección se requiere el voto de más del 50% de los propietarios del edificio y su nombramiento es de obligado cumplimiento. La vigencia del cargo del presidente tiene la duración que se haya hecho constar en los estatutos, pero por lo general suele ser de un año.

2. Gestionar gastos e ingresos. El presidente debe gestionar las cuentas de la comunidad y asegurarse de que se cumpla el plan de gastos e ingresos aprobado por la junta. Eso implica, por ejemplo, gestionar los presupuestos —conforme lo establecido por la junta— en el caso que se necesiten hacer obras de reparación de la finca o contratar servicios de carácter urgente, por ejemplo, reparar un cuadro eléctrico o llamar a una empresa de desatascos de cañerías.

3. Convocar la junta de propietarios. Otra de las funciones del presidente es emplazar a la junta de propietarios una vez al año y cerrar el acta de la reunión mediante su firma, junto a la del secretario de la comunidad. Ante cualquier imprevisto ocasionado en la finca, si el presidente lo considera necesario o lo exigen el 25% de los propietarios, se convocará una junta extraordinaria con el objetivo de paliar la situación.

4. Autorizar las gestiones del administrador. El presidente recibe las comunicaciones del administrador de fincas (si lo hubiese) y autoriza sus gestiones siempre y cuando estén alineadas con las normas de la comunidad. Debe comprobar y dar el visto bueno, por ejemplo, a los documentos que emita el administrador sobre la existencia o no de deudas vencidas con la comunidad cuando uno de los propietarios quiera por ejemplo vender su piso o local.

5. Cumplir los intereses generales de la comunidad. Si se detectan ruidos, actividades prohibidas, insalubres o nocivas que puedan resultar molestas para los vecinos, el presidente requerirá a sus causantes que cesen las acciones. Si persisten, deberá denunciarlo, siempre y cuando se haya acordado en la junta de propietarios.

Noticias relacionadas:

Comunidades de propietarios: qué son y cómo se organizan

Cómo ahorrar energía en una comunidad de vecinos

 

<< volver