FEBRERO 2017 #37
Decoración

¿Cuál es la mejor chimenea para tu casa?

chimeneas_03
chimeneas_01
chimeneas_04

Las chimeneas dan un toque de calidez e intimidad a cualquier ambiente. Pero, ¿cómo elegir la más adecuada para nuestra casa? Aquí tienes algunos consejos para elegir la mejor chimenea para tu hogar.

Con la llegada del frío invierno, apetece más quedarse en casa, y si lo podemos hacer frente a una chimenea, mejor. En los últimos años, las chimeneas han dejado de ser un elemento meramente funcional, que proporciona calor, y se han convertido también en un elemento decorativo. Para escoger la chimenea que mejor se adecua a tu casa, debes tener en cuenta diversos factores: la potencia que necesitas, la estancia donde la quieres instalar, el tipo de chimenea que más combina con la decoración de tu hogar y el combustible que utilizarás.

Potencia. Lo primero que tienes que hacer es determinar la potencia que necesitas. Esta potencia se expresa en KW o Kcal e indica el calor útil que puede producir para compensar el calor que se pierde en el ambiente. Los especialistas recomiendan que en una casa bien aislada, la potencia oscile entre los 35 y los 45 Kcal/m3; en cambio, en las zonas no tan aisladas, indican que la potencia ha de ser entre los 40 y los 60 kcal/m3.

Ubicación. ¿Dónde hay que instalar la chimenea? Lo ideal es hacerlo donde más se necesite, eso sí, teniendo en cuenta la orientación y las características de la casa, el rendimiento que queremos darle (calefacción principal o de apoyo) y la instalación de salida de humos, si es que la requiere. Normalmente, la chimenea debe de estar en una estancia superior a los 25 m2 y estar comunicada con otras habitaciones.

Tipología. Hay distintos tipos de chimeneas, pero las principales son los hogares, las insertables y las exentas. Los hogares son las más tradicionales, construidas con ladrillos refractarios y diseñadas para adosarlas a una pared. Las hay de fuego cerrado, dotadas de puertas vitrocerámicas que mejoran su rendimiento y su seguridad, y de fuego abierto. Las chimeneas insertables son unas estructuras prefabricadas, con puerta de vidrio o sin, que se adaptan a huecos existentes. Y, finalmente, las chimeneas exentas son las que no necesitan estar instaladas en una pared. Acostumbran a ser metálicas y son ideales para ambientar y organizar la distribución de una estancia ya que pueden instalarse dónde quieras. Para salas de dimensiones reducidas existen unos modelos compactos que se pueden colgar del techo o de las paredes.

Combustible. Según el combustible que utilices las chimeneas se pueden agrupar en cinco tipologías: las de leña, las de gas, las eléctricas, las de pellets y las de bioetanol. Vamos a ver algunas ventajas y desventajas de cada una de ellas para que tomes mejor tu decisión:

  • Chimenea de leña. Este tipo de chimeneas suelen ser eficientes para calentar espacios pequeños. Las de instalación en abierto suelen perder calor, pero, a la vez, son muy acogedoras y decorativas. En cambio, si la instalas cerradas con puertas vitrocerámicas, son más eficientes, ya que incorporan sistemas de doble combustión. La principal desventaja de este tipo de chimeneas es el mantenimiento. 
  • Chimenea de gas. Perfectas para aquellos que quieran una chimenea decorativa, eficiente y que necesita poco mantenimiento. La mayoría de estas chimeneas permiten regular la llama y el calor, funcionan con gas natural, propano o butano y algunos modelos tienen termostato y control remoto. La principal desventaja es que si quieres conectarlas a tu instalación de gas deberás realizar ciertas obras que pueden incrementar su coste. Como las de leña, también necesitan una salida al exterior pero, en este caso, esta salida no tiene que ser por el tejado, puede ser a través de la fachada.
  • Chimenea eléctrica. Las chimeneas eléctricas son económicas y de fácil instalación; basta con enchufarlas a la corriente y colgarlas en la pared o insertarlas en un hueco o en la chimenea existente. Son concebidas como plasmas de fuego simulado pues simulan con una luz intermitente la llama y no emiten gases. Actualmente, son presentadas con diseños muy modernos e innovadores y, en muchos casos, cuentan con un mando a distancia para su regulación.
  • Chimenea de pellets. Tienen un gran poder calorífico, lo que proporciona un ambiente acogedor y agradable y no necesita grandes espacios de almacenaje para el combustible. Las más sofisticadas disponen de un termostato ambiental.
  • Chimeneas de bioetanol. Estas chimeneas son las más limpias y seguras del mercado. Sin embargo, son las que producen menos calor. Se trata de chimeneas modernas y con un diseño muy innovador. No necesitan de una instalación especial y se pueden colocar en cualquier estancia de nuestro hogar.

Ahora que conoces los principales tipos de chimenea y sus características principales, ya puedes escoger la que mejor se adapte a tu hogar y estilo decorativo.

<< volver