Noviembre 2017 #46
Decoración

Convivir con mascotas en una vivienda pequeña

mascotas_piso_pequeño_01
mascotas_piso_pequeño_02
mascotas_piso_pequeño_03

Un animal de compañía juega un papel tan destacado en nuestra vida que llega a convertirse en un miembro más de la familia. Y, como tal, debe contar con su propio espacio en casa. Incluso si se trata de un piso pequeño. Para lograrlo, basta con establecer una serie de normas y tener en cuenta algunas propuestas de decoración de interiores.

Elige el animal de compañía adecuado

Seamos realistas: si tu piso es pequeño, sus dimensiones pueden limitarte a la hora de determinar qué animal va a convivir contigo. Quizás no tengas tanto problema si optas por aves, hámsteres, peces o incluso gatos, pero deberás meditarlo bien si la mascota que buscas es un perro. Hay tres factores que debes tener en cuenta al elegir un animal de compañía: tamaño, carácter y nivel de independencia. Las mascotas pequeñas encajarán mejor en un minipiso, aunque eso no significa que debas olvidarte necesariamente de las grandes: si tienen un temperamento apacible, también se podrán adaptar fácilmente, sobre todo si van a tener que convivir con niños. Centrémonos en los perros: los más indicados pertenecen a razas pequeñas y tranquilas como el bichón maltés, el shih-tzu, el caniche o el cocker spaniel, aunque podrías elegir igualmente razas grandes y sosegadas como el labrador o el golden retriever. Además, deberás tener en cuenta el tiempo que prevés dedicar a tu mascota. Por supuesto, todos los animales requieren atención y cariño, pero algunos son más independientes que otros o no precisan de tantos cuidados. Si buscas una mascota de esas características, quizás te interese un gato, un pez o una tortuga.

Educa a tu mascota

Convivir con animales en un piso pequeño requiere el cumplimiento de ciertas reglas tanto por parte de los humanos como de las mascotas. Si acoges a un animal de compañía en tu minipiso, deberás dejarle claro cuáles son sus dominios y qué espacios le están vetados. Si no quieres que entre en la habitación o se suba al sofá, prohíbeselo desde el principio; de lo contrario, te será difícil corregir su actitud. Como contrapartida, tu mascota debe tener su espacio personal. Facilítale una cama en la que descansar y, en el caso de los gatos, un cajón de arena. Procura dar de comer a tu mascota siempre en el mismo lugar, preferiblemente la cocina o el baño, para evitar que ensucie el resto de la vivienda. Por otro lado, tienes que educarle para que aprenda dónde y cuándo debe hacer sus necesidades. Y, si tienes un perro, enséñale que no debe ladrar o jugar dentro de casa. Tus vecinos lo agradecerán.

Asume tus responsabilidades

Las reglas que deberás cumplir tú en la convivencia con un animal en un piso pequeño se resumen en un solo punto: sé responsable. Ofrece atención diaria a tu mascota y procura que no pase demasiado tiempo sola. En el caso de un perro, asegúrate de sacarlo a pasear tanto tiempo como precise. No se trata simplemente de llevarle a hacer sus necesidades: al vivir en un espacio de dimensiones reducidas, le convendrá salir al exterior varias veces al día para hacer ejercicio, jugar y desahogarse. Así contribuirás a su bienestar físico y anímico.

Mantén una buena higiene

La higiene del hogar se convierte en un tema esencial cuando tienes animales de compañía. Convivir con un perro o un gato, y especialmente si pertenecen a razas de pelo largo, supondrá tener que cepillarlos con frecuencia. Si procuras hacerlo en la terraza, evitarás que suelten pelo en exceso dentro de la vivienda. Recuerda también aspirar las alfombras a menudo y limpiar los filtros de la calefacción y del aire acondicionado. Si, además, necesitas evitar las alergias, no dejes que tu mascota entre en la habitación y lávala frecuentemente.

Busca muebles para mascotas 

Ya sabes que convertir al mobiliario en tu aliado es una gran opción si vives en un minipiso. Y lo es todavía con más motivo cuando convives con mascotas. La decoración de interiores te brinda propuestas originales en las que un armario o una butaca pueden ejercer, a la vez, como refugio para gatos, perros o incluso tortugas. Si no encuentras el mueble multifuncional que necesitas, siempre puedes recurrir al DIY para crear una solución a tu medida… y a la de tu mascota.

Está claro que convivir con mascotas en un piso pequeño resultará más complicado que hacerlo en una casa con jardín. Pero nada es imposible. Siguiendo las normas adecuadas, lograrás que la vida de tu mascota (y, por supuesto, la tuya) se vuelva fácil y agradable incluso en un minipiso.

<< volver