Marzo 2017 #38
Decoración

Consigue un hogar exótico con la decoración oriental

decoración oriental

La estética oriental es una de las tendencias más presentes en los hogares actuales y ha inspirado la decoración de numerosos espacios interiores y exteriores, así como creado ambientes armónicos, prácticos y elegantes. Este estilo transmite un cierto aire extravagante y, además, aporta serenidad a cada una de las estancias de la casa. En nuestra vivienda, los pequeños detalles invitarán a la relajación y el descanso físico y mental.

El estilo oriental se caracteriza por las formas sencillas, los tonos suaves y el uso de materiales naturales como las maderas de pino y haya. El objetivo es diseñar espacios que plasmen una clara conexión entre la naturaleza y su entorno. El interiorismo basado en el lejano oriente es sencillo, minimalista, acorde con unos hábitos y formas de ver la vida que premian la búsqueda del bienestar y la paz interior. A continuación te contamos cómo puedes recrear ambientes sosegados inspirados en este estilo decorativo.

Colores suaves, fáciles de combinar. La paleta de colores más utilizada incluye el blanco y la gama de beige, ocres, tierra y marrones, configurando estancias luminosas, cálidas y serenas. Aun así, cada vez se apuesta más por los tonos vibrantes, que le dan un aire más contemporáneo al lugar. El negro, junto con los tonos de verde y el rojo, puede aportar un toque más singular a nuestro salón oriental.

Ok 2

Separadores de ambientes. Sin duda, este es uno de los rasgos distintivos de cualquier vivienda decorada al estilo oriental, sobre todo de tipo chino o japonés. En el mercado existen una gran variedad de biombos de papel de arroz y paneles japoneses o shoji de poliéster, tela y bambú, que se utilizan para disgregar los ambientes y crear atmósferas distintas en el hogar. Se pueden colocar paneles muy variados con motivos paisajísticos, flores de loto, dragones, mandalas de colores, caligrafía japonesa o china.

Separadores OK

Mobiliario minimalista, con piezas exclusivas del estilo oriental. Esta estética se decanta por los muebles rectilíneos, con aristas y altura mínima. En los dormitorios son habituales las camas tipo futón, con las que se duerme prácticamente a ras de suelo, a juego con muebles auxiliares, aparadores, cajoneras, armarios y consolas chinas en rojo rubí, negro, azul, ceniza e incluso blanco.

De manera opcional, se pueden añadir algunos baúles chinos, en rojo, negro o blanco, que también servirán como zona de almacenaje. En el salón abundan los tatamis, además de saikis japoneses acompañados de sillas y mesas de centro bajas, rodeadas de cojines mullidos.

MOBILIARIO

Materiales naturales. Además del pino y la haya, el estilo oriental adopta piezas de mobiliario a base de otras maderas naturales como el cedro, el bambú y el mimbre. También se emplean materias primas como la piedra, el papel de arroz, la lana, la seda o el algodón en todo tipo de textiles: alfombras, cojines, edredones, almohadas, plaids y cortinas. Una alfombra persa de gran tamaño, por ejemplo, reviste de elegancia y lujo cualquier sala de estar.

Nova OK

Estancias iluminadas. La claridad es vital a la hora de diseñar ambientes apacibles que transmitan armonía. La luz natural es el eje principal y se complementa con lámparas de papel, candelabros y portavelas hechas de papel de arroz. La iluminación en este estilo persigue atenuar el brillo de la luz, aportando calidez para conseguir ambientes serenos y relajados.

Opción 1

Porcelana, jade y lacados. En interiorismo, la estética oriental adopta dos vertientes: por un lado, huye de los ambientes recargados, como en el caso japonés; por el otro lado, los fomenta como sucede en el estilo chino. Sea cual sea la elección, el equilibrio debe ser el principal objetivo, aconsejándose el uso de objetos decorativos que mejor se adapten al estilo predominante de las estancias. Las figurillas de porcelana o jade se conjuntan con incensarios, vajillas y juegos de té, cuadros, láminas y cualquier otro elemento decorativo con motivos asiáticos. La madera lacada está presente en cajas, mesas bajas o utensilios de escritura y cocina.

Combinación de materiales

Naturaleza en forma de bonsáis y otras especies. Los bonsáis y los brotes de bambú son dos elementos indispensables a la hora de recrear una estancia oriental. En jardines al aire libre se conjuntan bonsáis de exterior con arbustos ornamentales como la azalea, el arce japonés, el enebro chino y el rododendro de vivos colores. Rocas, plantas con flores de vistosos colores y agua, son los componentes básicos de cualquier jardín japonés. Especies como el iris, los narcisos, y los crisantemos se plantan junto a helechos, pinos enanos o komatsus, árboles japoneses que permanecen jóvenes, a pesar del paso del tiempo.

PLANTAS

Feng shui o la búsqueda de ambientes serenos y funcionales. Este arte ancestral chino se propone mejorar las condiciones ambientales para incrementar el bienestar y la armonía del individuo con su entorno. La decoración inspirada en la filosofía feng shui influye de forma positiva en el estado de ánimo de las personas. Tan solo es preciso seguir una serie de pautas: iluminar bien la entrada y los pasillos de la casa, colocar los muebles de manera armoniosa, emplear tonos tierra o claros, blanco incluido en paredes, suelo y techo, renunciar a los ambientes estridentes e introducir objetos como plantas, peceras o fuentes de agua como toque final a la estancia.

Noticias relacionadas

Cómo llevar la naturaleza a la decoración de tu hogar

Materiales naturales para decorar tu hogar

Feng shui: consejos para decorar nuestra casa en armonía

<< volver