Diciembre 2017 #47
Decoración

Cómo sacar el máximo partido a un pasillo

MOMENT_SOLVIA_POST_PASILLO_01
MOMENT_SOLVIA_POST_PASILLO_02

Suelen ser estrechos, tener poca luz natural y estar desaprovechados. Pero los pasillos pueden reflejar tanta personalidad como cualquier otra estancia de la casa si sabemos cómo potenciarlos a través de la decoración. Basta con seguir algunas pautas y ser imaginativos. A continuación te aportamos una serie de ideas para sacar el máximo partido a tu pasillo:

Colores adecuados. Si el pasillo es demasiado estrecho, lo mejor es pintarlo con colores claros. No tiene por qué tratarse de blanco puro (aunque optar por él te ayudará a dar amplitud y luminosidad), sino que puedes apostar por tonos alegres como el verde claro o el amarillo. También puedes pintar una franja de color diferente en la parte superior, como contraste, para aportar sensación de amplitud. Una buena idea es el uso de varios tonos del mismo color: esta gradación cromática beneficia mucho a los pasillos estrechos o de techos bajos.

¿Techos altos o bajos? Si tu pasillo tiene el techo bajo, puedes evitar la sensación de opresión pintando líneas verticales en las paredes, para crear la impresión de que se alargan, y el techo, en color claro. Otra opción menos conocida es dejar al descubierto la estructura del techo, una idea que coordina perfectamente tanto con el estilo industrial como con el rústico. Si, por el contrario, tiene el techo alto, aplica líneas horizontales en la pared y tonos oscuros en el techo.

Iluminación estratégica. No suele ser habitual que los pasillos cuenten con luz natural, así que la iluminación artificial juega un papel decisivo. De nuevo, deberás fijarte en las dimensiones del pasillo para saber si el efecto que necesitas crear es estrechar o ensanchar, y también en el color de las paredes para determinar la intensidad. Una buena opción es distribuir varios puntos de luz en el techo y, si es preciso, apoyarlos con una lámpara o algún punto de luz en la pared. Si tienes techos bajos, no optes por lámparas que cuelguen, sino que es más conveniente el uso de halógenos empotrados para aportar no solo luminosidad, sino también amplitud.

Sin embargo, no se trata únicamente de la colocación de lámparas en lugares clave, sino que puedes potenciar la iluminación en el pasillo poniéndoles cristal al ácido a las puertas de paso, lo que creará un ambiente acogedor y elegante.

Mobiliario de pequeño tamaño. Los muebles deben ocupar el menor espacio posible para poder circular por el pasillo sin obstáculos. Por ese mismo motivo, procura no situarlos cerca de las puertas de acceso a las estancias, y lo mismo se aplica a los objetos decorativos. Una estantería, un pequeño armario con puertas correderas, un zapatero, un aparador o una mesita estrecha podrían servir. Si optas por los cuadros, no recargues las paredes de pinturas de distinto tamaño: en este sentido, cabe ser sobrios, ya que esta decoración estrecha visualmente los pasillos.

El espejo como aliado. Es un buen recurso para crear una mayor sensación de amplitud. Además, al reflejar la luz, potenciará la iluminación. El espejo refleja lo que hay en la pared de enfrente, duplicando el espacio.

Opta por los espejos colocados en horizontal en las paredes más largas: así también alargarás visualmente el pasillo. Si optas por espejos con molduras discretas y tonos grises o plateados, lograrás un toque de elegancia y distinción.

Toques de personalidad. Ya que las dimensiones reducidas del pasillo no invitan a llenarlo de objetos decorativos, lo ideal es introducir pocos pero bien seleccionados. Un cuadro curioso, una alfombra vistosa, un jarrón de diseño… Y, en la pared, papel pintado original, un vinilo, un mosaico en relieve o pintura de pizarra.

¿Qué te han parecido estas propuestas para decorar tu pasillo? Aplica los consejos que pueden ayudarte a sacarle el mayor partido y déjate llevar por la imaginación. Seguro que tu pasillo dejará a todos con la boca abierta cuando lo recorran.

<< volver