Abril 2018 #51
Asesor

Cómo preparar una vivienda para las visitas de posibles compradores

En el momento de realizar las visitas se recomienda organizar los espacios, enfatizar los atributos de la vivienda y, sobre todo, limpiar. El objetivo es que los clientes que visiten la casa se lleven una buena impresión y reafirmen su deseo de comprarla.

Una vivienda impoluta, con una correcta disposición del mobiliario y bien iluminada contribuirá a que se perciba de manera positiva por parte de los posibles compradores. Destacar sus puntos fuertes en las fotos y reforzarlos en la visita también influirá favorablemente en la precepción del comprador. Es importante que el cliente no se desanime en la visita, sino que los atributos de la vivienda coincidan con sus expectativas o incluso las superen. La finalidad es que el cliente se enamore de la vivienda y decida comprarla.

Limpiar
La cocina y los baños son susceptibles de recibir análisis exhaustivos en las visitas y deben mostrarse impecables. Hay que procurar que las encimeras, picas y repisas estén siempre limpias y los textiles en buen estado para que no transmitan una imagen de dejadez o suciedad en los espacios.

Por otro lado, se recomienda ventilar la casa antes de las visitas para que no se respire un ambiente demasiado cargado. Se puede optar por perfumar los espacios con fragancias neutras y agradables e incluso disponer flores aromáticas que aportarán además alegría a los espacios.

Ordenar
El primer contacto de un cliente con la vivienda es el recibidor por lo que este espacio tiene que estar siempre ordenado. El mobiliario de esta zona y del resto de la casa se debe distribuir de forma estratégica para que no entorpezca el paso durante la visita.

No hay que olvidarse del interior de los armarios. Los clientes que visitan la vivienda pueden revisar las zonas de almacenaje por lo que conviene tenerlas bien organizadas. Esto incluye la disposición de los alimentos en la despensa, los productos de higiene personal del baño o los utensilios de cocina.

Por último, en los dormitorios es importante que las camas estén siempre hechas y los objetos más personales retirados de las mesitas de noche.

Iluminar
Una correcta iluminación ayuda a que la vivienda se perciba más amplia. Si algún espacio no recibe luz natural conviene reforzarlo con lámparas. La luz, como el mobiliario, también puede usarse de forma estratégica para potenciar un rincón o un aspecto de la casa que nos interese destacar.

Despersonalizar
Para lograr que el cliente que visita la vivienda se imagine cómo sería su vida en ella se recomienda crear espacios neutros y retirar objetos personales como fotos, recuerdos de viajes, objetos de colección, etc.

Arreglar
Antes de que se empiecen a realizar las visitas se debe haber reparado cualquier avería o desperfecto que tenga la casa, aunque no esté a la vista: armarios que cierren correctamente, grifos que no goteen, ventanas con buenos cerramientos, etc.

Resaltar
Si la casa dispone de atributos especiales que pueden influir en la decisión de compra del cliente conviene destacarlos en las visitas. Por ejemplo, si la vivienda cuenta con un balcón o terraza es conveniente que esté perfectamente ordenado y con una decoración simple pero atractiva.

Noticias relacionadas

Qué pasos hay que seguir antes de poner a la venta tu casa

Cómo preparar una vivienda para su comercialización

Cómo preparar la vivienda para la sesión de fotos

<< volver