Octubre 2017 #45
Decoración

Cómo mantener la casa fresca

01Mantener la casa fresca durante el verano puede suponer un gasto excesivo si solo confiamos el bienestar térmico de nuestra casa a las virtudes del aire acondicionado. La crisis económica obliga a buscar mil y una alternativas para evitar que el calor entre en nuestras casas y, a la vez, ahorrar energía y dinero. Persianas y cortinas opacas para sombrear la casa, ventanas cerradas durante el día y reducir las fuentes de calor innecesarias nos ayudaran a pasar un verano más fresco.

Persianas y cortinas. Lo primero que hay que hacer para mantener la casa bien fresca es cerrar todas las cortinas y persianas, especialmente en los momentos de mayor insolación. Un buen aliado es colocar toldos, ya que evitar que los rayos del sol y su energía térmica incidan directamente en las ventanas y se propaguen al interior de la vivienda. Las cortinas también juegan un papel importante. Mejor opacas que translúcidas y en colores claros, para que no concentren la radiación solar.

Ventilación. Una buena ventilación es clave para que nuestra casa esté fresca. Para ello, mantén cerradas las ventanas el mayor tiempo posible, especialmente en las horas de más calor del día. La mejor hora para ventilar la casa es por la noche cuando refresca. Lo mejor es abrir ventanas opuestas para crear corriente y conseguir que la casa libere al aire corriente que se pueda haber concentrado durante todo el día. En momentos puntuales de calor extremo, conecta algún ventilador para crear un efecto de aire fresco. Mejor si son de techo.

Reduce fuentes de calor. Apaga los equipos eléctricos si no los vas a utilizar ya que generan un calor innecesario. El procesador de un ordenador, por ejemplo, puede alcanzar entre 50 y 60 grados de temperatura, un calor que se acaba transmitiendo a la sala en la que esté. También es recomendable utilizar bombillas de bajo consumo, si pueden ser LED, mejor. Además de ahorrar energía, emiten muy poca energía térmica. Si puedes, evita cocinar o lavar la ropa en las horas de más calor. El aumento de humedad provocado por ambas acciones aumentará notablemente la sensación de calor.

Terrazas y balcones. Regar el balcón y la terraza también nos puede ayudar a reducir la temperatura del hogar, ya que con el agua provocaremos una cierta sensación de frescor. Otra buena solución es tener plantas en las ventanas o el balcón. Si las riegas con frecuencia conseguirás crear un ambiente más fresco y agradable. Además, como las plantas aportan oxígenos, notarás menos el agotamiento que provoca el calor.

<< volver