Abril 2017 #39
Asesor

¿Cómo elegir una vivienda con todas las garantías?

situación jurídicaAntes de formalizar la compraventa de cualquier inmueble es indispensable examinar su situación jurídica para comprobar que todo está en regla. Te indicamos qué trámites has de seguir y a dónde tienes que dirigirte para recabar toda la información.

En este sentido, resulta necesario verificar todos los aspectos legales asociados a la vivienda para tomar la decisión más adecuada. A continuación repasamos la documentación necesaria y dónde debes acudir para solicitarla.

Una vez seleccionada la vivienda que deseamos comprar, ya sea para residir en ella o como inversión, debemos asegurarnos de que cumple con todas las garantías legales. Para ello, será necesario acudir al Registro de la Propiedad para requerir toda la información relativa al inmueble:

  • La nota simple es un documento de carácter informativo que aporta datos sobre la situación jurídica de un inmueble: la identificación de la finca (descripción, situación, superficie, lindes con otros inmuebles…), la identidad de los propietarios, las cuotas de copropiedad en la propiedad horizontal, el régimen administrativo que pudiera afectarle -por ejemplo, si se trata de una vivienda de protección oficial-; si pesan cargas o gravámenes sobre ella como hipotecas y todos los datos de esta (cifra, intereses, vencimiento); si es un usufructo, o si se encuentra embargado.
  • El certificado de dominios y cargas se trata de un documento con validez legal que se suele solicitar como evidencia frente a terceros en casos de pugnas judiciales. Cuando se requiera la solicitud de un crédito hipotecario, también deberemos aportar este certificado. De hecho, la única diferencia entre la nota simple y el certificado es que este último tiene validez legal y en él aparece la firma del registrador que se hace responsable de la veracidad del contenido del documento.
  • Si una finca está afectada por un plan urbanístico no siempre encontraremos estos datos en el Registro de la Propiedad. Deberemos dirigirnos al ayuntamiento y pedir allí que nos detallen la situación legal del edificio.
  • En el caso de una vivienda nueva o de una compra sobre plano, deberemos prestar también atención a la situación de la promotora o constructora. Una sencilla consulta al Registro Mercantil nos puede evitar más de un problema.

Por último, la Cédula de Habitabilidad, el Certificado de Eficiencia Energética (CEE) y el comprobante de la Inspección Técnica de Edificios (ITE) son documentos que seguramente ya nos habrá facilitado el vendedor. De no ser así, no dudemos en pedírselos. Debemos también indagar, a través del vendedor, propietario o inmobiliaria, qué cuotas y por qué importe deben ser abonadas a la Comunidad de Propietarios: si está prevista una derrama para la reparación de la instalación eléctrica de la escalera, la instalación de un ascensor o el servicio de limpieza de la comunidad, entre otros. De este modo, podremos determinar si la compra de nuestra futura vivienda es una decisión acertada.

Noticias relacionadas

¿Qué debes saber si te planteas comprar una vivienda?

<< volver