Junio 2018 #53
Decoración

Cómo elegir correctamente las sillas del comedor

Junto a la mesa de comedor, las sillas son un elemento fundamental para crear un espacio proporcionado, confortable y, por supuesto, decorativo.

A la hora de elegir las sillas debes tener en cuenta las características del espacio y el tipo de material, además del diseño. A continuación, te damos algunos consejos para elijas de forma adecuada.

Cuestión de medidas
La medida de tu mesa de comedor marcará la cantidad de sillas que podrás colocar. Ten en cuenta que cada comensal necesita unos 60-65 centímetros, para poder sentarse cómodamente, por lo que, para poder colocar 3 sillas a cada lado y una en cada cabecera, la mesa deberá medir como mínimo 180 centímetros de largo. Si te gustan las sillas con brazos, deberás sumar 10 centímetros a cada una para poder disfrutar de un espacio confortable y proporcionado a la mesa.

No te olvides de la forma de las patas de la mesa de comedor. Su diseño condicionará también el tipo y número de sillas que podrás colocar. Si las patas se encuentran dispuestas en las esquinas, tendrás más espacio para situarlas en los laterales, en cambio, si has elegido una mesa con patas en forma de aspa, por ejemplo, muy pegadas a las cabeceras, éstas quedarán inutilizadas y no podrás colocar ninguna silla en los extremos, contando sólo con el espacio de los laterales. Para conseguir un equilibrio visual, puedes unificar el material de las patas de las sillas con el de la mesa.

La colocación ideal
Procura no colocarlas demasiado juntas. Para evitar que el ambiente se vea demasiado recargado es preferible que coloques tres sillas a cada lado, en lugar de cuatro demasiado pegadas. Si necesitas sillas extra para momentos puntuales ten algunos modelos plegables o apilables para utilizarlos cuando los necesites. En el caso de comedores de reducidas dimensiones, procura escoger sillas con el respaldo bajo, para que la sensación de amplitud visual sea mayor. Utilizando diseños transparentes, –de metacrilato, plástico o polipropileno– conseguirás aportar ligereza al espacio.

Tipos de materiales
Las sillas tapizadas son una de las propuestas más utilizadas por su confortabilidad y versatilidad, ya que pueden adaptarse a cualquier estilo decorativo, en función del tipo de tapicería que elijas. Atrévete a combinar elementos de distintos estilos, como una mesa de corte contemporáneo y un juego de sillas tapizadas con terciopelo, de estilo Luís XV o XVI, por ejemplo, para crear ambientes con más personalidad.

Las sillas de madera son ideales para comedores de estilo contemporáneo, clásico, nórdico, rústico, etc. Eso sí, ten en cuenta el peso de la silla; puedes encontrarte con piezas robustas de madera maciza que pesen demasiado y resulten incómodas, tanto para sentarse como para moverlas fácilmente. Algunos diseños icónicos, como la clásica silla Thonet o la silla Wishbone, un diseño de Hans J. Wegner, de 1949, se han convertido en imprescindibles para todo tipo de ambientes, por su ligereza y naturalidad.
Las sillas de metacrilato, policarbonato, resina o fibra de vidrio se han convertido en una alternativa muy popular para diseñar ambientes actuales. Resultan fáciles de limpiar y son muy resistentes, por lo que se convierten en las piezas perfectas para comedores de uso diario y continuado. Atrévete también a combinarlas con mesas de estilo clásico o rústico para crear espacios singulares y eclécticos, muy favorecedores. Algunos modelos como la Tulip Chair de Eero Sarinen o la Silla Panton, un diseño de Verner Panton de la década de los 60, se han convertido en propuestas de tendencia, muy actuales.
Finalmente, si te gusta el estilo industrial, no te olvides de las sillas metálicas o de hierro. Elige piezas con respaldo curvado, como la silla Tolix, un diseño con más de 80 años de vida, para que resulten más confortables.

¿Sillas iguales o diseños distintos?
Si prefieres decantarte por un comedor ecléctico, podrás combinar sillas de distintos diseños, aunque, para evitar que el espacio se vea demasiado desordenado e incoherente, procura que tengan algún elemento en común, como el material o el color, para crear una relación estética acorde. En cambio, si prefieres los ambientes más tradicionales, escoge sillas que sean del mismo modelo.

Mesas y sillas a juego, ¿sí o no?
Depende de la sensación que quieras transmitir. Para comedores más atrevidos, puedes optar por colocar una mesa de estilo rústico marcado con sillas de corte contemporáneo o al revés. Por otro lado, si prefieres añadir serenidad y equilibrio al espacio, resultará preferible que escojas elementos que vayan a juego.

Noticias relacionadas

Claves de la decoración wabi-sabi: la belleza de la imperfección

El esparto está de moda: conoce cómo incorporar este material en la decoración del hogar

Qué es el hygge y cómo se aplica al hogar

Decoración al estilo Boho Chic

<< volver