Junio 2017 #41
Decoración

Cómo disfrutar de tu apartamento de verano como si fuera un hotel

apartamento_hotel_01
apartamento_hotel_02
apartamento_hotel_03

Pasar el verano en un apartamento puede no ser tan relajante como tenías pensado. Especialmente si necesitas dedicar parte de tu tiempo de descanso a mantenerlo ordenado, limpiar o cocinar. Aunque, si te lo organizas bien, las vacaciones en tu casa veraniega no tendrán nada que envidiar a la estancia en un hotel.

Puede que hayas decidido alquilar un apartamento en la playa o en la montaña para estas vacaciones. O quizás dispongas de una segunda residencia en la que, un año más, tienes previsto pasar tus días de descanso. Sea cual sea tu opción, te serán útiles algunos consejos para disfrutar del verano sin tener que dedicar demasiados esfuerzos a mantener tu casa estival. La decoración de interiores puede ayudarte a replantear la funcionalidad de tu segunda residencia, de manera que tu estancia en ella durante las vacaciones sea más cómoda y tranquila. Así que, si estás pensando en renovar tu apartamento de la playa, puede ser la ocasión perfecta para convertirlo en algo cercano a un hotel. Por otra parte, también puedes simplificar tus rutinas para maximizar tu tiempo de ocio.

1. Convierte tu apartamento en un centro de relax
A través de la decoración adecuada, puedes lograr que tu casa de verano transmita la misma sensación acogedora y relajante que la habitación de un buen hotel. Utilizar tonos claros y no sobrecargar la vivienda con demasiados muebles u objetos decorativos te permitirá aportar serenidad al ambiente. Procura, además, mantener el apartamento ordenado. Para potenciar el efecto de relax, puedes ayudarte de una iluminación tenue en puntos estratégicos (no te olvides de las velas en momentos especiales), de plantas y de esencias aromáticas.

2. Minimiza las labores de limpieza

Evitar una decoración sobrecargada en tu segunda residencia no solo te ayudará a relajarte, sino que te permitirá ahorrar tiempo en la limpieza de la vivienda; una tarea que no precisas hacer cuando te alojas en un hotel. Apostar por una decoración minimalista puede ser una buena opción: menos cosas que limpiar en tu apartamento se traducen en más tiempo libre. Ya sabes, sin embargo, que buscar la simplicidad en la decoración no restará personalidad a tu casa estival; basta con que escojas colores, muebles y objetos que le aporten carisma.

3. No dejes que la cocina te esclavice
A diferencia de lo que sucede en un hotel, en un apartamento de vacaciones tendrás que ser tú quien cocine. Pero eso no significa que debas pasarte horas entre fogones. Aprovecha el verano para preparar recetas sanas, ligeras y refrescantes que requieran poco tiempo de preparación: un gazpacho, una ensalada de pasta, unas rodajas de tomate con queso y albahaca, una macedonia… Otra alternativa sería pedir comida a domicilio o comprarla hecha. Y, por qué no, puedes pactar con la familia que alguien diferente se encargue de preparar y servir el desayuno al resto cada mañana, a modo de servicio de habitaciones.

4. Móntate un spa casero
Las vacaciones son el mejor momento para mimarte en cuerpo y mente. Si no puedes acercarte a un balneario para ello, siempre puedes convertir en un spa tu casa de verano. Tú eliges el plan: un baño relajante con sales, una ducha con cambios de temperatura para estimular la circulación, un masaje, un poco de meditación… Para crear la ambientación adecuada puedes jugar con velas, música suave y aromas.

5. Crea zonas de ocio

Cada estancia de tu apartamento de vacaciones puede convertirse en el lugar idóneo para aprovechar tu tiempo libre como más te plazca. La habitación será el escenario perfecto para disfrutar de siestas reparadoras; la sala de estar, para organizar largas sesiones cinéfilas; una butaca junto a una ventana, para sumergirte en tu hora de lectura… No olvides sacarle partido a la terraza o balcón para cenar o simplemente disfrutar de las vistas. Lo mejor será combinar todas estas propuestas de ocio con excursiones turísticas que te permitan conocer o redescubrir la localidad en la que veraneas. ¿Sabes si hay alguna casa museo en los alrededores?

Como ves, la decoración de interiores adecuada y unos simples hábitos pueden lograr que disfrutes de las vacaciones en tu apartamento de verano como si te estuvieras alojado en un hotel.

 

 

<< volver