SEPTIEMBRE 2017 #44
Decoración

Cómo decorar tu hogar al estilo cottage

cottage_1
cottage_2
cottage_3

El estilo cottage, también conocido como country chic, mezcla elementos del estilo clásico inglés con el rústico. La abundancia de elementos naturales, los estampados campestres o la esencia romántica son algunas de sus características principales.

Esta tendencia en ocasiones se confunde con el estilo vintage, ya que ambos juegan con el encanto de los elementos de épocas pasadas. Sin embargo, la diferencia principal recae, sobretodo, en el efecto romántico, rústico y natural que caracteriza las estancias decoradas según el country chic.

Esencia romántica. La esencia de esta tendencia se transmite a través de la paleta de colores; los más usados son los tonos pasteles. Estos aportan luminosidad y frescura en todas las estancias y pueden combinarse perfectamente con blancos, colores naturales, vainilla y marrones, sin olvidar otros más intensos como los verdes, azules y rojos oscuros, que nos ayudarán a contrastar y dar más personalidad a la zona en cuestión.

Estampados. Este estilo utiliza con mucha frecuencia los estampados Toile de Jouy, que son tejidos con escenas pastoriles y campestres sobre un fondo, normalmente, blanco o claro. En la actualidad podemos encontrar este tipo de estampados en papeles pintados de pared, tapizados de sillas, sofás o cortinas. Los dibujos también pueden aplicarse en otras superficies, como jarrones de porcelana o lámparas.

Mobiliario y materiales. La madera es el material más utilizado en los muebles, ya que da el toque rústico que buscamos. Eso sí, para conseguir un efecto auténtico, tendrá que ser sometida a procesos de envejecimiento que le darán ese toque retro que se persigue, sin que tenga la apariencia de estar en mal estado. En general, son precisos materiales con historia, y por lo tanto la madera no es el único que se puede utilizar, el mimbre, el hierro forjado o el cobre son materiales que también pueden ser usados.

Complementos naturales. El cottage presta una especial atención a los detalles inspirados en la naturaleza. Las plantas y flores suponen unos elementos decorativos de lo más común. Algunas de las más destacadas son la boca de dragón, los altramuces, las malvas y las espuelas de caballero, que son plantas altas y con hojas medianas. Entre las flores más presentes, puedes apostar por las rosas, las petunias y los geranios.

Elementos decorativos. Para decorar las habitaciones y el resto de estancias de la casa podemos usar vajillas de cerámica, objetos de porcelana o jaulas de pájaros, que acabarán de dar ese aire rústico tan característico. Además, las estructuras al descubierto, como las vigas de los techos e incluso las paredes de obra vista de piedra, son propias también de este estilo.

<< volver