Octubre 2017 #45
Decoración

Cómo debe ser un dormitorio para descansar de verdad

dormitorio_nordicoUna habitación decorada a nuestro gusto nos hará sentir cómodos pero además de la estética, la estancia debe reunir una serie de condiciones para que nuestro descanso sea óptimo.

Un sueño sin interrupciones y un despertar sin sobresaltos son algunas de las claves para que nuestro descanso sea apropiado. Aunque la cama puede parecer el único elemento imprescindible, lo cierto es que la habitación tiene que reunir una serie de elementos que aporten confortabilidad. Si te levantas normalmente cansado puede ser que en tu dormitorio falten algunos de estos requisitos. A continuación te damos algunos consejos que te ayudarán a dormir mejor.

Ventilación y luz

Es aconsejable ventilar durante 10 minutos la habitación por las mañanas con la cama deshecha para que los ácaros no se acumulen y la humedad no se impregne en las sábanas. La luz natural también influye en nuestro descanso ya que amanecer con los primeros rayos del sol en vez de con la luz de una bombilla, nos aportará un mejor despertar. No debemos olvidar que la luz natural altera nuestros biorritmos e influye en nuestro estado de ánimo.

habitacion_mosquitera

Temperatura y humedad

Ni mucho calor ni mucho frío. La temperatura ideal para un dormitorio no debería de sobrepasar los 21 °C en verano ni bajar de los 19 °C en invierno. Una vivienda húmeda es nociva para la salud porque provoca patologías respiratorias como asma, alergias o bronquitis. En este sentido, la United States Environmental Protection Agency (EPA) recomienda un nivel de humedad entre el 30% al 50% en el interior de las casas. Para conseguirlo, se recomienda instalar aislantes naturales como la madera y el corcho que, junto con la ventilación, ayudarán a regular la humedad.

Por su parte, las calefacciones en invierno resecan el ambiente por lo que se aconseja el uso de humidificadores tanto en las habitaciones de los bebés como en el resto de dependencias. Si tenemos problemas respiratorios, irritación, picor en los ojos o dolor de cabeza puede que una de las soluciones para paliar nuestras molestias sea instalar este aparato.

humidificadores_2

Orientación de la cama

La cama es la protagonista de la habitación y su ubicación no debe tomarse a la ligera. Dormir con la cabeza orientada al norte es la premisa más extendida por estudiosos del sueño y seguidores del feng-shui. Los motivos de esta disposición son las características magnéticas de los dos polos de la Tierra que pueden interferir en nuestro sueño. En cuanto a los utensilios, debemos evitar los aparatos eléctricos y tomas de corriente por detrás de nuestro cabezal para que tampoco alteren nuestro sueño.

habitaciones_ideal

La base del descanso

Un somier firme y un colchón ni muy duro ni muy blando son otros aspectos que garantizan nuestro descanso. La amplísima oferta que disponemos a veces hace difícil la elección, por ello, se recomienda probar colchones antes de comprarlos y fijarse en que la columna esté bien sustentada y que la base se adapte a las curvas de la espalda. Es recomendable también cambiar el colchón cada 10 años.

La almohada también influye en nuestro descanso. Su altura y grosor dependerá de la posición en que se duerma. Baja si se duerme boca abajo, mediana si es sobre la espalda y alta si se duerme de lado. Pero en este caso, deberemos escoger la que por forma y composición (pluma, látex, sintético) se adapte mejor a nuestro cuello y cervicales.

almohadas_cama

Noticias relacionadas

Feng shui: consejos para decorar nuestra casa en armonía

DIY: 10 ideas creativas y económicas para hacer un cabecero de cama

Ideas para sacar el máximo partido a tus mesitas de noche

Consejos de decoración para preparar una habitación de bebé

 

 

<< volver