JULIO 2017 #42
Decoración

Cómo ahorrar energía con el aire acondicionado

MOMENT_AHORRAR_ENERGIA_ACEncender el aire acondicionado puede ser la manera más rápida y eficaz de combatir las altas temperaturas dentro de casa. Sin embargo, el precio a pagar puede resultar muy alto: basta con analizar la factura de la luz tras las jornadas más calurosas del verano. Estos consejos pueden ayudarte a reducir el consumo eléctrico durante estos meses:

Para que el aire acondicionado rinda con eficacia, debería estar instalado en un lugar con buena circulación de aire. Asegúrate de que nada obstruye la salida de aire del aparato y de que los muebles no obstaculizan su camino. Procura también que reciba la menor incidencia del sol y que no esté cerca de luces o electrodomésticos que generen demasiado calor.

– No es conveniente utilizar el mismo aparato para refrigerar más de una estancia, porque eso le hará trabajar más. Una buena solución es disponer de un aire acondicionado portátil que puedas llevar contigo a la habitación donde lo necesites.

– Si la casa está bien aislada, el aire acondicionado consumirá menos. Cierra bien puertas y ventanas cuando lo pongas en marcha y procura ventilar cuando haga menos calor.

– Los expertos recomiendan fijar el termostato entre los 24ºC y los 26ºC para obtener una temperatura ideal sin gastar demasiada energía. Bajar la temperatura al encender el aparato para conseguir que la estancia se enfríe antes solo generará un gasto mayor.

Apagar las luces contribuirá a reducir el calor. También te será de ayuda bajar persianas, cerrar cortinas o desplegar toldos para que la luz natural no caliente la casa.

– Procura poner en marcha el aire acondicionado solo cuando lo necesites. No lo dejes encendido en una habitación en la que no haya nadie. Si vas a salir de casa, apágalo un rato antes de irte: el frescor se mantendrá durante un tiempo y ahorrarás unos minutos de consumo eléctrico. Por la noche, no es necesario que lo dejes encendido.

– Acuérdate de limpiar el aparato con frecuencia, especialmente los filtros. Así eliminarás restos de polvo o de fibras que podrían reducir el funcionamiento eficaz del aparato. Además, prevendrás posibles alergias.

Más consejos, en la web de OCU.

<< volver