JULIO 2017 #42
Reportaje

Cohousing, una alternativa de vivienda colectiva

solvia_moment_cohousingLa complicada situación económica que vivimos desde hace años ha llevado a muchas personas a buscar alternativas a los modelos tradicionales de acceso a la vivienda. Una de ellas es el cohousing, un proceso de vivienda colectiva que combina la propiedad privada con la vida comunitaria a través de espacios y servicios compartidos.

En el cohousing, varias familias o personas con intereses comunes se unen para diseñar un proyecto de vivienda a su medida. Participan conjuntamente el diseño del proyecto en función de sus necesidades: incluyen en él tanto hogares individuales como zonas comunes en las que organizarán actividades colectivas. Este sistema les permite compartir recursos y fomentar la vida vecinal en un proceso autogestionado y participativo.

Esa es, precisamente, una de las principales características del cohousing: todos participan por igual en el diseño y en la gestión de la comunidad. La primera fase de ese proceso participativo es el proyecto arquitectónico, ya se trate de una aldea o de un edificio de viviendas. Los vecinos diseñan su comunidad en función de unos objetivos compartidos. Idean casas individuales, perfectamente equipadas, que respetan la privacidad; pero también proyectan numerosos espacios comunes (comedor, lavandería, biblioteca, aparcamiento) para favorecer la interacción. El proyecto suele diseñarse siguiendo criterios de sostenibilidad y eficiencia energética.

El proceso participativo del cohousing implica también la dirección conjunta de la comunidad, que los propios miembros autogestionan. A menudo, incluso realizan ellos mismos gran parte del trabajo de mantenimiento. El sistema no admite jerarquías. Nadie tiene más autoridad que los demás en la toma de decisiones. Por otro lado, se respeta la individualidad: además de mantener su autonomía económica, cada vecino participa en la comunidad voluntariamente y con el nivel de compromiso que considera oportuno.

Este sistema de vivienda colectiva no es nuevo. Nació en Escandinavia hace treinta años y se extendió por varias zonas de Europa y de América durante los ochenta, aunque ahora experimenta un nuevo auge: cada vez más grupos de personas ponen en marcha experiencias de cohousing en todo el mundo.

<< volver