Julio 2018 #
Decoración

Cocooning: en ningún lugar como en casa

Descubrimos el cocooning, una técnica decorativa para crear espacios que inviten al recogimiento. Utilizando elementos y soluciones decorativas concretas convertiremos un hogar en un auténtico refugio.

El cocooning existe desde la década de los años 90. Se trata de un término creado por Faith Popcorn, consultora de marketing especializada en branding y ‘cazadora’ de tendencias, quién lo definió como una propuesta para convertir una casa en un refugio en el que sentirse más a gusto.

El cocooning aplicado al universo doméstico promueve el placer de la vida en casa, con foco en elementos que permitan relajarse y disfrutar de un entorno más agradable y acogedor; los cocooners se centran en el hogar y la vida en familia, por encima de la vida en el exterior, fomentando la convivencia de puertas adentro, organizando comidas, cenas y distintas actividades junto a la familia y amigos, sesiones de cine, tardes de juegos de mesa, etc.; incluso deciden trabajar desde casa, siempre que la profesión se lo permita, en un ambiente más relajado, informal y confortable.

En el salón
El salón se convierte en el auténtico corazón de los ambientes cocooning. Es el espacio perfecto para compartir y en el que se llevan a cabo la mayor parte de actividades del hogar. Para conseguir un salón acorde con este estilo será necesario prestar especial atención a la zona de asientos, sofás, butacas y chaise longues. Deben ser piezas más confortables, mullidas y de tejidos muy agradables, como el terciopelo, por ejemplo, un tipo de tela de tendencia que aporta una textura suave, más acogedora. Los cojines se convierten en elementos esenciales: rellenos de plumas y confeccionados con telas orgánicas, te ayudarán a crear un ambiente más recogido y 100 % confortable. En los meses más fríos del año, añade mantas de pelo o lana tricotada de punto grueso y, para primavera o verano, complementos textiles más frescos, pero igualmente acogedores, como el lino lavado o el algodón; soluciones para diseñar un espacio más apetecible y acogedor.

Tonalidades cálidas
En cuanto a los colores, decántate por tonalidades cálidas inspiradas en la naturaleza, como verdes secos, ocres o marrones, combinados con tonalidades neutras, como blancos, grises o tonos piedras, gamas cromáticas que generan mayor sensación de comodidad y recogimiento. Durante los meses de primavera o verano puedes añadir algunos detalles más frescos en tonos azules, verdes claros o amarillos para diseñar espacios más alegres, para que los ambientes sean también confortables y apetecibles, incluso cuando las temperaturas son más altas.

Mobiliario rústico
Utiliza mobiliario esencialmente de estilo rústico, algunos elementos reciclados y piezas o accesorios artesanales, junto a muebles más funcionales de corte contemporáneo, de modo que cada vivienda adquiera el estilo y funcionalidad que requiere este particular estilo decorativo, en el que se promueve la vida en el hogar, creando auténticos refugios vitales.

El comedor y la cocina
El comedor también se convierte en una zona fundamental en los ambientes cocooning. La mesa de comedor se utiliza a diario, para comer, cenar o trabajar y, si hay niños en casa, hacer los deberes, jugar o dibujar. Mientras la utilizamos, la televisión o los teléfonos móviles deben quedar relegados a un segundo término, siempre apagados o alejados, para evitar posibles distracciones y crear un ambiente más familiar y comunicativo. Utiliza sillas más confortables, tapizadas o de diseños ergonómicos, que inviten a permanecer sentados, conversando. La cocina, ya sea de estilo rústico, actual o tradicional, adquiere más relevancia, especialmente aquellas que están abiertas al salón y comedor. La familia participa en las tareas diarias para cocinar, recoger o simplemente charlar. Elige materiales cálidos como la madera para el frente del mobiliario de la cocina junto a otros materiales y propuestas que aporten la funcionalidad que requiere este tipo de espacios.

Aprovecha también cualquier rincón para diseñar una zona de relax, a modo de pequeño chillout y así convertir tu hogar en un auténtico refugio: tan solo necesitarás incorporar una mecedora, una butaca colgada del techo o un colchonero y algunos cojines decorativos, para crear tu rincón de desconexión favorito.

Pequeños detalles
Presta especial atención a los pequeños detalles, incluso a los olores: utiliza perfumes del hogar en forma de velas perfumadas, sprays, mikados o vaporizadores con aceites esenciales, para aromatizar todos los rincones. En verano escoge aromas más frescos, florales o cítricos, como la lavanda o la flor de naranjo y, en otoño o invierno, perfumes más intensos y dulces, la canela, vainilla o los aromas amaderados como el de madera de cedro, con los que conseguirás crear espacios más acogedores y sugerentes.

Noticias relacionadas

Ideas para vestir tu casa con flores

Claves de la decoración wabi-sabi: la belleza de la imperfección

5 propósitos para decorar tu casa en 2018

Cómo debe ser un dormitorio para descansar de verdad

Cómo habilitar un escritorio en cualquier rincón

<< volver