Junio 2017 #41
Decoración

Claves para decorar un ático

atico_01
atico_02

En decoración de interiores, un ático es un reto muy interesante, pues su estructura nos incita a ser creativos y aprovechar cada centímetro de la vivienda.

Los áticos suponen un reto para su decoración, dada su distribución, y son idóneos para incorporar recursos para optimizar el espacio y sus peculiaridades. Se trata de un espacio ideal para convertirlo en una vivienda acogedora, funcional y adaptada a nuestras necesidades. Para conseguirlo, hay que acertar a la hora de distribuir y elegir la decoración, minimalista para aprovechar el espacio al máximo, adaptándola muchas veces a las exigencias y limitaciones de su distribución. Con unos consejos sencillos y útiles, nuestro ático se transformará en un espacio acogedor y cómodo para vivir.

Colores claros. Uno de los retos a considerar en estas viviendas es el espacio, en ocasiones menor que el que encontramos en otras viviendas. La opción más práctica es, por ejemplo, a la hora de pintar, apostar por los tonos claros, con los que conseguirás que el espacio se vea más grande y luminoso. El blanco y el amarillo son dos colores que siempre funcionan bien a la hora de darle un aire limpio y moderno. Si quieres dar un toque más personal a la estancia, intenta que los techos tengan siempre un par de tonos más claros que las paredes. Conseguirás un efecto de mayor amplitud. Para romper tanta “claridad”, agrega algo de textura al ambiente, ya sea manteniendo libre alguna pared de ladrillo o piedra o bien pintándola de algún color oscuro de contraste. Si tu ático muestra las vigas del tejado, píntalas de color negro o café oscuro. Con ello acentuarás su presencia y darás más vida al espacio. No limites los colores claros a la pintura, incorpóralos al mobiliario y a los textiles.

Iluminación. Aprovecha al máximo la luz natural. La terraza convierte su acceso en el centro del espacio y en la principal fuente de luz de la estancia. Decora la puerta o ventanas con cortinas transparentes o de colores claros que dejan pasar la luz. Te darán la privacidad que necesitas a la vez que te garantizarán la mayor luminosidad posible.

Todo en orden. Lo primero que tienes que hacer es dibujar el plano del ático en un papel con todas y cada una de las medidas de sus diferentes estancias. De esta manera tendrás bien claras las dimensiones reales y podrás decidir cuál es la mejor forma para optimizar los metros cuadrados de la vivienda. Recuerda que los retranques y rincones son ideales para instalar muebles bajos, estanterías o librerías en los que guardar cosas. Los muebles esquineros también son muy útiles y decorativos, al igual que los baúles, que dan un toque muy particular a cualquier decoración y son perfectos para almacenar ropa de temporada, ropa de cama o la mantelería, por ejemplo.

Ambiente minimalista y funcional. No llenes tu ático con elementos innecesarios y descarta los muebles de gran tamaño. Elige piezas medianas y pequeñas y que realmente necesites para conseguir que la vivienda sea más cómoda. Como ya hemos mencionado anteriormente, los muebles bajos, por ejemplo, te ayudarán a tener el espacio que necesitas sin que el ático se empequeñezca visualmente. Otra buena opción es optar por un mobiliario funcional, como sillas o mesas plegables cuando no sean necesarias y camas abatibles adosadas a la pared, y por muebles con un doble uso, como sillones convertibles en cama, bancas que también funcionen como repisa o camas sustentadas sobre cajoneras.

El comedor y la cocina. A la hora de decorar tu ático, el comedor y la cocina pueden ser algunas de las estancias más complicadas. Para ganar amplitud y aprovechar todo el espacio disponible, puedes apostar por las cocinas americanas, es decir, unir los dos espacios. En cuanto a mobiliario, siguiendo con ejemplos anteriores, podemos instalar mesas rectangulares ajustadas a la pared que pueden plegarse en la cocina.

La terraza. Hay muebles y plantas específicas para espacios exteriores que te ayudarán a dar a la terraza el ambiente que más te guste: chill out, rústico, industrial… Un banco o un puf que sirva de mesa de centro, unas jardineras de hierro forjado, alguna alfombra de fibra y una sombrilla te bastarán, por ejemplo, para dar personalidad a tu terraza. Si no quieres que la meteorología condicione su uso, instala alguna estufa de exterior, algún elemento que haga de cortavientos, como un biombo o una persiana, y una buena iluminación. Si lo que buscas en la terraza es un espacio extra de almacenamiento, dispones de gran variedad de armarios de resina, acero o de madera que resisten bien en la intemperie y te ofrecerán una solución muy práctica de almacenaje.

Con estos consejos, ya puedes decorar tu ático y aprovechar cada rincón para que se vuelva un lugar cómodo, acogedor y funcional.

<< volver