Abril 2017 #39
Tendencias

Ciudades menos ruidosas gracias a las plantas

imagen 2
imagen 1
imagen 3

Cada vez somos más conscientes del problema de la polución atmosférica pero la contaminación acústica también es una realidad que afecta a muchas ciudades del mundo.

Este fenómeno se da en zonas donde hay una elevada concentración de población, transporte, industrias y comercios. El tráfico, los restaurantes y los bares, son algunos de los agentes que generan más ruido y una manera de reducirlo es aumentando el número de plantas en las zonas urbanas.

Los efectos a corto plazo que provoca el ruido se manifiestan en forma de dolores de cabeza, irritabilidad, insomnio o imposibilidad de descansar. No obstante, son las consecuencias a medio y largo plazo las más preocupantes, ya que la contaminación acústica puede ocasionar la pérdida de capacidad auditiva, producir un aumento de la presión sanguínea, problemas cardiovasculares e incluso obesidad y diabetes.

Actualmente, hay dos medidas que cada vez son más utilizadas para combatir la contaminación acústica. En ambas opciones, las plantas son el elemento principal ya que funcionan como aislante acústico.

  • Barreras verdes. Los paneles que atenúan y reducen la contaminación acústica se suelen situar, sobretodo, al lado de las carreteras. Dichos paneles están hechos, principalmente, de hormigón, cemento y vidrio. No obstante, es cada vez más habitual el uso de plantas para mejorar la calidad de los entornos urbanos. Colocar plantas en los márgenes de las carreteras puede llegar a reducir hasta la mitad del ruido generado por el tráfico.
  • Techos verdes. Los techos verdes son una alternativa ecológica y sostenible que ayuda también a reducir la polución acústica y cada vez son más los proyectos que apuestan por esta opción. Es necesario destacar que tienen un impacto directo dentro del edificio donde se colocan, ya que ayudan a regular la temperatura, consiguiendo refrescar la zona en verano y aminorar el frío en invierno.

Por último,  se debe contemplar el papel estético que juegan las barreras verdes y el uso de plantas en los techos y azoteas de muchos centros urbanos. El hecho de que se haya tomado conciencia de este problema, y el conjunto de medidas que se están llevando a cabo, están cambiando el aspecto y paisaje de muchas ciudades; que cada vez más, se inclinan hacia un modelo urbanístico más sostenible y verde.

<< volver