Julio 2018 #
Asesor

6 consejos para escoger entre vivienda nueva o de segunda mano

Una cuestión importante que debemos valorar a la hora de comprar una vivienda es la tipología del inmueble. Para ello, enumeramos diferentes aspectos a tener en cuenta para decidir qué opción se ajusta mejor a nuestras necesidades.

En la fase de búsqueda de un nuevo hogar hay que sospesar diversas cuestiones, entre ellas, el tipo de vivienda que adquiriremos y, para ello, además de tener muy presente nuestro presupuesto también debemos analizar los pros y contras de cada opción para tomar la decisión más acertada. A continuación, repasamos los factores a tener en cuenta a la hora de elegir entre una vivienda de obra nueva o de segunda mano.

Oferta del mercado
En primer lugar, conviene conocer la oferta de viviendas disponible en la zona donde deseamos adquirir un inmueble. En este sentido, antes de decantarse por un tipo de vivienda concreto se recomienda asegurarse que hay suficientes viviendas en venta en el barrio o municipio donde estamos buscando. Aquellas regiones con un desequilibrio entre la oferta y la demanda suelen presentar precios menos económicos debido a la falta de stock.

Precio
A la hora de elegir entre obra nueva o segunda mano también se recomienda conocer los índices de precio por metro cuadrado para cada tipo de vivienda. Según los últimos datos del Consejo General del Notariado en enero de 2018 el precio del metro cuadrado de los pisos nuevos en España se situó en 1.816€/m2, mientras que el de los pisos de segunda mano fue de 1.508€/m2.

Costes de adquisición
Otro aspecto a tener en cuenta son los gastos e impuestos asociados a la compraventa que pueden variar en función del tipo de vivienda que adquiramos. Algunos de estos costes son comunes en ambos casos -aunque varían según el precio de venta- por ejemplo, los gastos de inscripción de la escritura en el Registro de la Propiedad. Los impuestos que gravan la compra, en cambio, son diferentes. En el caso de las viviendas de nueva construcción cuando se efectúa la compra hay que abonar el Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) cuyo valor se calcula sobre el precio escriturado. Por el contrario, las viviendas de segunda mano tributan mediante el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales (ITP) cuyo importe varía según la comunidad autónoma en la que se encuentre la propiedad, situándose entre un 5% y un 10% sobre el valor escriturado.

Situación del inmueble
La zona es otra variable que debemos sospesar a la hora de decidir el tipo de vivienda. Aquí se recomienda valorar los requisitos del entorno que consideremos indispensables, por ejemplo, que goce de buenas comunicaciones o que esté cerca de nuestros familiares y/o próxima al colegio de los niños; que disponga de comercios y centros sanitarios; que tenga buen acceso al trabajo o al transporte público… Una vez sospesados todos estos factores para delimitar la zona de referencia y conociendo la oferta del mercado, podremos determinar qué tipo de vivienda nos conviene comprar. Cabe recordar que los nuevos desarrollos suelen situarse en zonas en expansión o barrios periféricos mientras que en las zonas cercanas a centros urbanos seguramente encontraremos más viviendas de segunda mano.

Posibilidades de adaptación
Algunas promociones de obra nueva posibilitan la personalización de determinados atributos de la vivienda como la distribución o los materiales de los acabados. De este modo, los clientes pueden adaptar la vivienda según sus necesidades. Otra ventaja de los nuevos desarrollos son los criterios de eficiencia energética con los que se construyen actualmente los edificios y que buscan potenciar el ahorro energético de los hogares. En el caso de las viviendas de segunda mano si queremos adaptar el inmueble a nuestros gustos tendremos que acometer seguramente alguna reforma. No obstante, este tipo de viviendas pueden incluir elementos de origen que difícilmente encontraremos en una propiedad de obra nueva, por ejemplo, pavimentos hidráulicos, cristaleras, vigas de madera, etc.

Disponibilidad para acceder a la vivienda
Finalmente, el tiempo para disponer de la vivienda variará según el tipo de inmueble que elijamos. Cuando compremos una vivienda sobre plano tendremos que contar con los tiempos que marque la fase de construcción. En el caso de una promoción ya finalizada, podremos disponer de la vivienda más rápidamente. Por lo que respeta a la segunda mano hay que tener en cuenta el estado de conservación y si deseamos realizar alguna adecuación o incluso reforma, ya que estas medidas puede que demoren el tiempo que necesitaremos para mudarnos a nuestro nuevo hogar.

Noticias relacionadas

¿Qué debes saber si te planteas comprar una vivienda?

¿Cuáles son los gastos y los impuestos asociados a la compraventa de una vivienda?

¿Cómo ha evolucionado el precio de la vivienda en 2017?

Solvia prevé que la compraventa de la vivienda seguirá creciendo en 2018

¿Qué aspectos hacen a los españoles “sentirse como en casa”?

<< volver