Abril 2017 #39

Vivir en la provincia de Tarragona

Un territorio de contrastes

La provincia catalana de Tarragona posee una variedad paisajística y una industria tan diversa que se convierte en enclave perfecto no solo para adquirir una segunda residencia sino para establecerse todo el año. Mar y montaña; cepas y arrozales; naturaleza y cultura. Tarragona es tierra de acogida y de desarrollo.

Una Costa Dorada que hace honor a su nombre, un interior abrupto que vive una regeneración económica gracias a la revalorización de sus vinos y un pasado histórico y comercial que durante siglos ha hecho brillar su territorio son solo algunas de las razones por las que la vida en la provincia de Tarragona merece ser disfrutada con toda su intensidad.

murallas

Tarragona y Reus, entre vestigios romanos y arquitectura modernista

Tarragona, la capital de la provincia, puede vanagloriarse de ser una de las capitales de la Hispania romana y mantener unos vestigios arqueológicos tan importantes que le han valido para figurar en la lista del Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. Murallas, circo y anfiteatro recuerdan su pasado esplendoroso pero las industrias petroquímicas y su puerto, con una importante actividad de transporte industrial y de mercancías (es el destino de un ramal de la línea de ferrocarril que recorre el corredor mediterráneo) ha convertido a la ciudad de Tarragona en uno de los ejes económicos del Mediterráneo.

 

Y si de economía y comercio se habla no se puede olvidar a Reus. Su aeropuerto, a escasos minutos del centro del municipio, es uno de los puntos de entrada del tráfico turístico de la provincia. Pero su internacionalidad viene de lejos: la expresión “Reus-París-Londres” es un recordatorio del esplendor comercial que vivió esta localidad en el siglo XIX: Reus era uno de los tres mercados del mundo que fijaban el precio de los destilados. Y si a esto, le sumamos que los reusenses inventaron el vermut y vieron nacer al genial Antonio Gaudí no ha hecho más que acrecentar su gloria.

 

reus

Monjes y vino

El monasterio Escaladei, corazón de la comarca del Priorat, es la primera cartuja de la Península Ibérica. El rey Alfonso II el Casto cedió los terrenos a los cartujos de la Provenza y éstos construyeron la monumental edificación que modificó por completo la forma de vida de la comarca. Fueron también los monjes los que supieron darse cuenta del potencial de la tierra de la zona, escarpada y áspera y los que trajeron en el siglo XII los conocimientos y las técnicas para desarrollar una floreciente viticultura. Si el vino del Priorat ya gozaba de fama hace siglos que no decir de ahora; la Denominación de Origen (D.O) Priorat es conocida internacionalmente y algunos de sus vinos se han confirmado como los mejores del mundo.

 

vinasbox2

Arroz y naturaleza en el Delta del Ebro

La desembocadura del Ebro, el río más caudaloso de España, ha formado uno de los humedales más extensos y fértiles de la cuenca mediterránea. Los arrozales (sus granos poseen Denominación de Origen) ocupan 20.000 hectáreas a las que se le unen las 7.736 hectáreas que conforman el Parque Natural del Delta del Ebro y desde el 2003 Reserva de la Biosfera. Dunas, salinas, cañaverales, carrizales y las espigas del arroz (visibles en septiembre, momento de la recolección) son todo un espectáculo al que se unen aves tan vistosas como el Martín Pescador o los flamencos.

Elige Tarragona

parc_llevant
El Catllar

Urbanización compuesta por 10 chalés adosados y 7 viviendas unifamiliares independientes, de 4 y 5 dormitorios y 3 baños. A diez minutos de la ciudad de Tarragona y al lado del campo de Golf Costa Dorada.

[+]más
grauperea.2
Deltebre

Promoción de viviendas de 1 a 3 dormitorios y 1 y 2 baños con suelos de parqué, cocina amueblada en el centro del municipio, a escasos metros del Ayuntamiento.

[+]más
pereagusti
Tarragona

Viviendas de 1 a 3 dormitorios con cocina amueblada y parqué, en una zona bien comunicada con todos los equipamientos y servicios y a tan solo 15 minutos de la playa.

[+]más
La tradición de comer calçots

La cocina catalana ha exportado internacionalmente y con gran éxito el pan con tomate pero los calçots (tallos de cebollas tardías) han trascendido del ámbito alimentario para convertirse en toda una festiva tradición gastronómica La localidad de Valls, cuyos calçots poseen Denominación de Origen (D.O), se convierte a principios de febrero en un hervidero de personas dispuestas con babero en ristre (todo un ritual) dar buena cuenta de este humilde vegetal untándolo en un sabrosísima salsa romesco. Pero no solo este municipio de la comarca Alt Camp rinde homenaje al calçot: una de las actividades invernales de los catalanes es reunirse con amigos para celebrar una calçotada en la que no pueden faltar los vinos del Priorat y del Penedés.