AGOSTO 2017 #43
Tendencias

Trenes turísticos: del Cantábrico a Montserrat

tren_turistico_04
tren_turistico_05
tren_turistico_06

Viajar en tren puede ser una necesidad, pero también un placer. En este post os detallamos ocho trenes turísticos para disfrutar, desde el lujoso Transcantábrico hasta el funcional y panorámico Cremallera de Montserrat.

Nuestro país es uno de los más conectados por las vías del ferrocarril. Trenes de cercanías, regionales, de alta velocidad y algunas líneas de vía estrecha y de ámbito autonómico surcan miles de kilómetros de nuestra geografía. Pero además de su uso cotidiano, también existen otros ferrocarriles que no tienen como principal objetivo cumplir con un horario exacto. Son los trenes turísticos, aquellos que recorren trayectos en los que el paisaje, el servicio y la  nostalgia nos trasladan en el tiempo, el lujo y el placer de viajar con la comodidad que da saber que un retraso igual es una ventaja y un aliciente más para nuestro viaje.

Transcantábrico. El gran clásico de los trenes turísticos de España, y también el más veterano, con más de treinta años paseándose por el norte del país. El Transcantábrico es uno de los trenes más lujosos del mundo. A bordo de sus vagones Pullman, originales de 1923, se sirve una cuidada cocina, las habitaciones son elegantes y acogedoras sin nada que envidiar al mejor hotel. El trayecto completo dura ocho días (7 noches), enlaza San Sebastián con Santiago de Compostela y acerca a sus privilegiados viajeros a joyas como Santander, Ribadesella, Luarca, Frómista o Ribadeo. 

Al-Andalus Expreso. Cádiz, Sevilla, Córdoba, Úbeda y Baeza, y Granada… Este tren palaciego recorre Andalucía en seis días desde que en 1985 se restauraran cinco coches cama fabricados en1929 para disfrute de la familia real británica en sus travesías por la Costa Azul. Es uno de los hoteles más lujosos del mundo, por su decoración, su calidad y su servicio. Por ejemplo, en el vagón restaurante se dan cita los mejores chefs de Andalucía.

Expreso de la Robla. Un tren señorial, clásico y elegante que une las ciudades de Bilbao y Oviedo en cuatro días de trayecto con paradas en Laredo, Santander, Comillas, Llanes o el Parque Nacional Picos de Europa, siguiendo una antigua ruta minera. Los compartimentos de este lujoso tren tienen camas litera, cuarto de baño y ducha con hidromasaje. Cada noche el tren pernocta en una estación diferente lo que permite que los viajeros salgan a tomar algo o descansen tranquilamente sin el traqueteo del tren en marcha. El pasaje se realiza en compartimento doble e incluye alojamiento, desayuno, comidas y cenas en los restaurantes seleccionados, traslados y entradas para todas las visitas del itinerario.

El Tren del Peregrino. El Camino de Santiago se puede recorrer de múltiples maneras: andando, en bicicleta… y también en tren. Este ferrocarril sale de Madrid y, durante cinco días  y cuatro noches, para en Astorga, Ponferrada, Ourense y Santiago de Compostela. Los viajeros pueden subir a bordo una bicicleta. Los viajeros/peregrinos disfrutarán de un compartimento doble que incluye viaje, alojamiento, desayuno continental, autobuses para los desplazamientos, visita guiada a las Médulas y a Santiago, y dos comidas a bordo.

El Tren del Vino. La Ribera del Duero y la Rioja se pueden disfrutar en este tren que para en León, Valladolid, Miranda de Ebro y Logroño antes de ir a descansar a Zaragoza, cerca de los vinos de Cariñena.

Tren Costa Verde. Este ferrocarril recorre los mejores parajes de la montaña leonesa. El tren parte de la estación FEVE de León y se adentra por una zona de especial riqueza natural y paisajística, visitando las Hoces de Vegacerveras, las Cuevas de Valporquero, el Museo de la Minería y la Siderurgia de Sabero y el Museo Ferroviario de Cistierna.

El Tren de Sóller. El tren de Sóller une esta localidad mallorquina con su puerto, situado a una hora de lento y seguro trayecto. Este ferrocarril tiene un siglo de vida y mantiene íntegro todo el encanto de los pequeños trenes decimonónicos. El viaje permite disfrutar de estupendos paisajes de la sierra de Alfàbia, atravesar el puente de hierro del Torrent Major y disfrutar de las vistas de la impresionante bahía de Sóller.

El tren Cremallera de Montserrat. El ferrocarril original nació a finales del siglo XIX para facilitar el acceso de los peregrinos al santuario. El tren recorre unos 12 kilómetros en los que supera un desnivel de más de 1.000 metros. El lujo de este tren está en el entorno que recorre: la visión espectacular y privilegiada de la montaña mágica de Cataluña.

<< volver