Junio 2017 #41
Asesor

Todo lo que debes saber para dar de alta los suministros de una vivienda

image008

Para disponer de luz, agua, gas, teléfono o internet cuando accedes a tu nuevo hogar -tanto si se trata de una vivienda de nueva construcción como de un piso de segunda mano en el que se dieron de baja los suministros-  es necesario reunir una serie de documentos y realizar diversos trámites. Para ayudarte en este proceso, te contamos paso por paso todo lo que tienes que hacer para dar de alta los suministros.

Dar de alta la luz

Aunque la documentación puede variar según la comercializadora, generalmente para solicitar el alta del suministro de electricidad de una vivienda se debe facilitar la siguiente información:

– Licencia de Primera Ocupación (LPO) si se trata de una vivienda de nueva construcción o Cédula de Habitabilidad si es una vivienda de segunda mano. En algunos casos también se pueden pedir las escrituras de la vivienda o el contrato de alquiler.
– Datos personales y datos bancarios para domiciliar los recibos.
– Dirección del suministro y potencia que se desea contratar.
– Código Universal del Punto de Suministro (CUPS) que identifica cada punto de suministro de la red eléctrica. Este dato lo proporciona la distribuidora.
– Certificado de Instalación Eléctrica (CIE) o boletín eléctrico. Este documento oficial expedido por un técnico autorizado certifica que la instalación eléctrica cumple con la normativa. Además, detalla la potencia máxima que se puede contratar y donde se localiza cada componente eléctrico. Tiene una vigencia de 20 años.

El alta del suministro eléctrico tiene un coste que varía según la potencia que se quiera contratar. En el caso de las viviendas de segunda mano, el coste también varía en función de la potencia que se había contratado anteriormente y del tiempo que el suministro lleva dado de baja. A estos aspectos, también habrá que sumarles tres derechos regulados por Ley (derecho de acometida, de enganche y de verificación) que la distribuidora cobra al dar de alta el contrato de la electricidad.

interruptor

Dar de alta el gas

Los trámites para dar de alta el gas son similares a los de la luz y la documentación requerida es:

– Licencia de Primera Ocupación (LPO) o Cédula de Habitabilidad. Como pasaba con la luz, en algunos casos también te pueden pedir las escrituras o el contrato de alquiler.
– Datos personales y datos bancarios para domiciliar los recibos.
– Código Universal del Punto de Suministro (CUPS).
– Certificado de Instalación Individual de Gas. Este documento lo realiza un instalador de gas autorizado que tras inspeccionar la Instalación Receptora Individual (IRI) comprueba que todo cumple con la normativa y emite el certificado. Si hace menos de un año que el suministro está dado de baja, algunas distribuidoras pueden solicitar el certificado de instalación anterior.
– Certificado de Instalación Térmica, en caso de tener calefacción a gas.

En el caso del gas, el coste del alta varía según la tarifa que desees contratar. También hay que tener en cuenta si la vivienda cuenta con la instalación ya que en caso contrario, se deberá de abonar los costes de acometida. Además para dar de alta el gas, la distribuidora te cobrará los derechos de alta (para nuevos suministros o ampliación de los existentes), derechos de enganche y de verificación que pueden variar según la Comunidad Autónoma y la distribuidora que se contrate.

llama_gas

Dar de alta el agua

Para dar de alta el agua en una vivienda nueva o de segunda mano tienes que contactar con la empresa municipal encargada de distribuir este suministro en cada Comunidad Autónoma. Aunque la documentación requerida puede ser diferente según la zona en la que se ubique la vivienda, habitualmente se debe presentar:

– Licencia de Primera Ocupación (LPO) o Cédula de Habitabilidad. Como en los casos anteriores, también te pueden demandar las escrituras o el contrato de alquiler.
– Datos personales y datos bancarios para domiciliar los recibos.
– Datos identificativos de la finca.

El precio de alta varía según la región y el canon de saneamiento y alcantarillado.

grifo_gota

Dar de alta el teléfono, ADSL o fibra óptica

Lo primero de todo es asegurar que existe una conexión a la red. Si no, hay que contactar con la compañía distribuidora que se encarga de unir el Punto de Terminación de Red (PTR) con la vivienda. Una vez realizada la conexión, se podrá solicitar el alta del suministro con la misma distribuidora o con algún proveedor externo que contrata el servicio a la distribuidora. El ADSL va ligado a la línea del teléfono por lo que será la misma compañía la que lo instale.

Si te decantas por la fibra óptica antes tendrás que saber si el suministro llega hasta tu casa. Si es así, solo habrá que escoger una operadora comprobando previamente que la red se puede enlazar a la vivienda. La cobertura de cada operadora está disponible en sus respectivas páginas web.

teclado

 

Noticias relacionadas

Cómo reducir la factura de la luz en tu cocina: los electrodomésticos

Cómo ahorrar energía en el baño

Cómo se escritura una vivienda

Qué debes tener en cuenta antes de firmar un contrato de alquiler

<< volver