Noviembre 2017 #46
Asesor

Qué aspectos hay que valorar cuando se compra una segunda residencia

Promoción de viviendas en venta a primera línea de playa en l’Ametlla de Mar (Tarragona)

Promoción de viviendas en venta a primera línea de playa en l’Ametlla de Mar (Tarragona)

La compra de una vivienda, independientemente del uso que se vaya a dar a la propiedad, supone siempre una decisión importante. En el caso de la adquisición de una segunda residencia existen una serie de cuestiones que debemos de tener en cuenta para acertar en nuestra elección.

Antes de comprar una vivienda hay que despejar diversos interrogantes como por ejemplo la fijación del presupuesto o determinar si se trata de una inversión o no. En el caso de la compra de una segunda residencia, a todos estos aspectos hay que sumarles otras cuestiones como la elección del tipo del inmueble o la previsión de los costes que supondrá para nuestra economía mantener más de una propiedad.

Elegir la tipología de la vivienda

Apartamento o chalé; obra nueva o segunda mano; terraza, patio o jardín… Elegir el tipo de vivienda será uno de las primeras decisiones que debemos tomar. Para ello, conviene determinar la frecuencia con la que acudiremos a dicha vivienda. Por ejemplo, si sólo la visitaremos durante las vacaciones de verano o si, por el contrario, estaremos todos los fines de semana. También el número de personas que habitarán normalmente en ella. Una vivienda a estrenar con varias habitaciones puede ser la mejor elección para una familia con niños. Un estudio, en cambio, puede ser ideal para una pareja sin hijos o para una pareja de jubilados.

Además, conviene tener en cuenta el equipamiento o las zonas comunes. En el caso de una familia, aspectos como el garaje, el trastero, la piscina o las zonas de juegos infantiles pueden ser un plus. Una amplia terraza con barbacoa puede ser un punto a favor para una pareja joven y un jardín donde plantar un pequeño huerto, el requisito indispensable para seniors.

Determinar la zona

Mar o montaña; lejos o cerca. La ubicación de tu segunda residencia también requiere consideración. Un trayecto largo o una zona mal comunicada hará más difícil que puedas disfrutar de la vivienda durante los fines de semana.

Conocer los servicios del municipio

Hay que observar qué tipo de equipamientos posee el municipio y la zona en la que está enclavada nuestra posible segunda residencia. No solo hay que pensar en restaurantes y zonas de ocio, playa o excursiones, sino en supermercados o tiendas en las que poder abastecernos de alimentos; ambulatorios cercanos y líneas de autobuses o tren.

Pensar en el futuro

No por el hecho de disponer de una primera vivienda tenemos que pensar solo en el presente a la hora de adquirir una segunda. Lo más aconsejable es buscar residencias que permitan ubicar muebles supletorios y que se pueden transformar fácilmente su distribución.

Financiación y gastos de mantenimiento

Aunque ya tengamos una hipoteca para costear nuestra residencia habitual, también podemos adquirir una segunda vivienda con financiación. No obstante, las condiciones que puede demandar la entidad bancaria en este caso pueden ser diferentes a las que contratamos para financiar la vivienda habitual. Para la segunda residencia las entidades bancarias solo financian el 60% o el 70% del valor escriturado; los plazos de crédito son más cortos (entre 20 y 25 años) y los intereses suelen ser más altos. También tenemos que contabilizar los gastos de mantenimiento asociados a nuestra nueva residencia: IBI, gastos de comunidad, suministros y el porcentaje de imputación con el que se grava una segunda vivienda a la hora de realizar la declaración de renta.

Noticias relacionadas

Todo lo que tienes que saber cuando vas a financiar la compra de una vivienda

Cómo renovar tu apartamento de playa

Comprar una casa en la montaña

<< volver