Mayo 2017 #40
Decoración

Paredes de cristal

post_moment_panelescristal_03
post_moment_panelescristal_02
post_moment_panelescristal_01

Estamos acostumbrados a ver paredes de cristal como fachadas exteriores en algunas casas de diseño y también en oficinas, como forma de separar el espacio de trabajo de cada empleado manteniendo la unidad del local. Ahora, además, las paredes de cristal crean tendencia en el interior de los hogares como elemento decorativo.

Sus ventajas son evidentes. Además de resultar modernas y llamativas, permiten que la luz natural circule sin obstáculos por la casa, con lo que la vivienda gana en luminosidad. También potencian la sensación de amplitud; por eso son una solución ideal para pequeños apartamentos tipo loft, en los que pueden servir para delimitar estancias sin necesidad de utilizar tabiques convencionales.

Por otra parte, las paredes de cristal ayudan a crear ambientes distintos en una sala muy amplia conservando la sensación de unidad y amplitud. Pueden servir, por ejemplo, para aislar una escalera o para separar una cocina del salón manteniendo la unidad visual pero impidiendo que los olores se propaguen.

Como contrapartida, una de sus principales desventajas es el precio. Instalar una pared de cristal tipo es mucho más costoso que un tabique convencional de ladrillo o Pladur. Hay quien dice también que pueden resultar demasiado frías, por lo que no conviene abusar de este tipo de paredes en la vivienda.

Otro factor a tener en cuenta es la falta de privacidad: conviene pensar a conciencia dónde instalar una pared de cristal, puesto que algunas estancias no la admitirán tan bien como otras. De todos modos, siempre hay soluciones para mantener esa privacidad: escoger cristales translúcidos, colocar vinilos o añadir cortinas para correrlas cuando sea necesario.

Existen muchos tipos de paredes de cristal, y su elección dependerá del estilo decorativo que busquemos. A la hora de decorar las estancias unidas por esas paredes, la división transparente podrá servir como nexo de unión y permitir que se mantenga el mismo estilo en ambas estancias, o actuar como separador de ambientes y servir de excusa para aplicar distintos estilos.

<< volver