AGOSTO 2017 #43
Decoración

Los colores del feng-shui

MOMENT_SOLVIA_fengshui_colores_01
MOMENT_SOLVIA_fengshui_colores_02

El color es una parte crucial de nuestra percepción. Todos los días elegimos colores al vestirnos, al maquillarnos, al ir de compras, al pintar las paredes de casa, etc. Incluso hay quien calcula que el 60% de nuestras decisiones se basan en el color, una forma de energía, ya que cada uno de los colores es en realidad una onda electromagnética de una longitud determinada. En este sentido, el feng shui, además de la ubicación de los elementos del hogar o los materiales de los muebles, también cuenta con una lista de colores que son ideales para resaltar los beneficios milenarios que ofrece y atraer la energía correcta a tu hogar.

Los tonos rojos, por ejemplo, son de los más utilizados en la decoración feng shui, en la que representan el elemento fuego. Son ideales para focalizar la atención en un objeto, aunque deben utilizarse con moderación. Nada de comprar mobiliario de este color o de pintar una pared totalmente de rojo. Lo mejor es utilizarlo como color de contraste en pequeños objetos decorativos como candelabros, jarrones, marcos de fotos o pequeñas piezas de mobiliario. Tanto el rojo como el naranja son muy utilizados en las zonas de estar.

La mejor combinación de los tonos rojizos son los tonos marrones o terracotas, representantes del elemento tierra y símbolo de descanso y tranquilidad. Estos tonos son ideales para las paredes de los salones y para decorar las viviendas de personas mayores, que transmiten una fuerte sensación de quietud. Para los más pequeños de la casa, sin embargo, el mejor color es el amarillo, un tono que atrae la felicidad y que convierte cualquier estancia en un espacio dinámico, ideal para el juego y la reunión de personas.

Los tonos azules, por su parte, son ideales para decorar la oficina o el despacho. Transmiten frescura y tranquilidad y pueden utilizarse tanto en paredes como en los muebles, cortinas u objetos decorativos de las estancias. Un color que debe de usarse con moderación es el verde. Lo mejor es limitarlo a unos toques de verde en la pared de una estancia o en la habitación de los niños, ya que es un color que les aportará seguridad y fomentará su creatividad.

Uno de los colores preferidos del feng shui es el blanco. Es el mejor para las paredes de las habitaciones y el baño. El color blanco simboliza el equilibrio de la energía en el lugar y permite que esta fluya correctamente por los espacios sin interrupciones. Además, es el color que propicia el descanso, la armonía y la pureza. Su contrario y a la vez su mejor combinación, el negro, es un color lleno de misterio y sensualidad. Utiliza el negro con moderación, ya sea en los marcos de los cuadros, en alguna mesa o en algún adorno. Huye, sin embargo, de los tonos grises. Reduce su uso a algunos acabados o a elementos estructurales, como las columnas.

<< volver