Octubre 2017 #45
Tendencias

Las viviendas de la Bauhaus, Patrimonio de la Humanidad

bauhaus_weimarLa Bauhaus, uno de los movimientos arquitectónicos y artísticos más relevantes del siglo XX, ha sido nuevamente reconocida por la UNESCO. Si en 1996 la escuela y sus “Sitios de Weimar y Dessau” -grupos de edificios y monumentos situados en ambas ciudades- fueron declarados Patrimonio de la Humanidad, este año a esta protección se la ha sumado el edificio de la Escuela de la Confederación de Sindicatos de Alemania (ADGB) en Bernau.

La arquitectura moderna, la estandarización e industrialización de las viviendas y parte del diseño tanto de mobiliario como de interiores tienen sus bases en la escuela Bauhaus. El movimiento fundado por Walter Gropius en 1919 y que continuó con Hannes Meyer y Mies van der Rohe, ha dejado una huella claramente reconocible en la arquitectura actual. Muchos de los edificios de nueva construcción siguen al pie de la letra las directrices constructivas de esta escuela alemana que tenía como objetivo reunir a profesionales de diferentes ámbitos como la artesanía, la ingeniería o la arquitectura para crear un estilo de viviendas donde coexistiesen las zonas privadas y los espacios públicos.

escuela_artes_oficios_weimar

Minimalismo, sencillez y diseño al servicio de la funcionalidad: estos son los tres rasgos distintivos de las viviendas de la escuela Bauhaus. Además, para abaratar costes y democratizar los productos, se optó por la estandarización de los objetos y las edificaciones, una premisa que persiste en los procesos constructivos actuales.

El concepto de vivienda total propuesto por la Bauhaus persigue facilitar la vida a las personas que habitan en una casa donde todos sus elementos están diseñados para cumplir una función específica. Por ejemplo, las estructuras se orientan buscando la luz natural a través de amplios ventanales. También son funcionales las piezas de mobiliario ideadas por ejemplo por Mies Van de Rohe o Gropius: muebles ergonómicos formados por tubos de hierro, aluminio, cristal o plástico inusuales para la época pero que forman parte ya de nuestros hogares.

Nueva incorporación al listado de la UNESCO

Este año, la Escuela de la Confederación de Sindicatos de Alemania (ADGB), también conocida como Escuela Meyer-Wittwer, se ha sumado al Patrimonio de la UNESCO. Construida entre 1928 y 1929 y ejemplo paradigmático de la arquitectura funcional de la Bauhaus, esta escuela está compuesta por varios edificios relacionados, pero estructuralmente separados formando una “Z”. Amplios pasillos orientados a las fachadas por los que entra la luz natural a través de grandes cristaleras, sirven de conductores a los dormitorios de los alumnos. Las habitaciones, con capacidad para diez camas, están distribuidas en cuatro bloques con tres plantas cada uno, estableciendo así un nexo para las relaciones sociales. En la actualidad, la escuela acoge cada verano a estudiantes de postgrados y artistas que quieren entre sus paredes adquirir conocimientos y empaparse in situ de la esencia de la Bauhaus.

sindicato_baumer

Noticias relacionadas

Pabellón Mies van der Rohe de Barcelona: 30 años de la reconstrucción de un icono de la arquitectura moderna

Le Corbusier y la arquitectura moderna

 

 

<< volver