Junio 2017 #41
Decoración

Las virtudes del corcho

solvia_corcho_2
Solvia_corcho_3
Solvia_corcho_1

El corcho  es la corteza del alcornoque, un árbol mediterráneo que se cultiva especialmente en Portugal, España e Italia, tres países que copan el 97% de la producción mundial. Este producto natural se caracteriza por su ligereza, elasticidad, facilidad de manejo, baja conductividad térmica y resistencia a la humedad, cualidades que lo convierten en un material aislante de primera calidad, resistente y que apenas necesita mantenimiento. Un material muy útil para el revestimiento de paredes y suelos, incluso en lugares tan húmedos como el baño.

El corcho se comercializa en rollos, planchas y losetas. Los rollos y las planchas se suelen utilizar en obras de aislamiento, ya sea dejándolas a la vista o recubriéndolas con papel o pintura. Gracias a estas planchas se consigue un buen aislamiento acústico y térmico, ya que son un remedio muy eficaz contra las temperaturas extremas. Las losetas se han utilizado tradicionalmente como pavimento aislante, ya que soportan muy bien el peso y el movimiento de los muebles y también son resistentes al paso del tiempo.

Además de como pavimento, las losetas de corcho también son un elemento decorativo de primer orden. Algunas empresas comercializan  piezas decorativas de corcho de diferentes medidas, acabados y colores que se aplican sobre las paredes. Con un poco de maña, y aplicando este revestimiento natural a alguna de las paredes, se puede cambiar totalmente el aspecto de una habitación, dándole una nueva personalidad.

Como el corcho es un producto natural, antes de su instalación es conveniente dejarlo reposar entre 24 y 48 horas fuera de su envoltorio para que se adapte a las condiciones ambientales del lugar en el que va a ser instalado. Para conseguir una buena adherencia se recomienda limpiar y nivelar la superficie en la que se va a instalar, ya sean suelos o paredes. Una vez colocado el corcho se aconseja aplicar alguna capa de barniz que le dé un acabado suave.

El corcho, sin embargo, tiene otras aplicaciones decorativas más imaginativas y sorprendentes. Más allá de los tradicionales tableros de mensajes y de los tapones de tus botellas de vino y cava, en los últimos años algunos diseñadores están trabajando el corcho para crear muebles y, especialmente, complementos como maceteros, lámparas, mesas, sillas, sillones, velas, accesorios para el baño o cajas que, a buen seguro, darán otro aire más desenfadado a tu hogar.

<< volver