Mayo 2017 #40
Decoración

Las bicicletas son para el verano: decoración con bicicletas

decoracion_bicicletas_01
decoracion_bicicletas_02jpg
decoracion_bicicletas_03
decoracion_bicicletas_04

Para el verano y para el resto del año, las bicicletas se han convertido en parte imprescindible de la vida de muchas personas. Además de ser un medio de transporte sostenible, marcan tendencia como complemento en la decoración de interiores.

Cada vez más ciudades se suman al movimiento bike friendly. Se adaptan a las necesidades de unos ciudadanos concienciados en el uso de medios de transporte más sostenibles para proteger el medio ambiente. Varias poblaciones como Copenhague, Barcelona o Amsterdam ofrecen sistemas de alquiler público de bicicletas, aunque también son muchos los habitantes que prefieren circular por las calles en sus propias bicicletas, que después deben guardar en su propia casa.

Guardar una bicicleta en tu hogar no resulta problemático si vives en una casa en las afueras, dispones de trastero o tu piso es lo suficientemente grande para contar con un cuarto destinado a ello. Pero no todos los ciclistas tienen esas facilidades: a menudo, deben lidiar con espacios reducidos que les obligan a aparcar su bicicleta en el lugar de la vivienda menos molesto. Puestos a tenerla a la vista, ¿por qué no incluirla en la decoración? Integrarla como un elemento decorativo más de la casa o incluso concederle el protagonismo ayudará a transmitir la personalidad de sus habitantes.

De hecho, decorar con bicicletas se ha convertido en una tendencia de moda, hasta el punto que hay quienes utilizan este recurso sin ser usuarios de ellas. Otros unen esa tendencia a su pasión por los proyectos DIY y reciclan viejas bicicletas, enteras o en piezas, con fines decorativos.

Ciclista con conciencia, seguidor de nuevas tendencias o amante del DIY: sea cual sea tu perfil, te presentamos algunas ideas con las que podrás introducir la bicicleta en la decoración de interiores tu hogar.

Si usas la bicicleta con frecuencia:

Resérvale un lugar práctico, en el que puedas acceder a ella sin dificultad. Si el espacio te lo permite, lo más discreto a nivel decorativo es dejar la bicicleta a ras de suelo. En una vivienda de dos pisos, puedes guardarla en el hueco de la escalera; si no, el recibidor es una buena opción: evitarás pasearla por la casa cada vez que entres o salgas. Como alternativa, busca un rincón en el que no moleste demasiado y procura integrarla en la decoración, por ejemplo, rodeándola de objetos que combinen en color. Si tu espacio es reducido, lo mejor puede ser colocar la bicicleta en alto. En el mercado encontrarás diferentes soportes para fijarla en la pared o colgarla del techo. Muchos de esos soportes tienen una función extra como cajonera o estantería. Aún mejor: algunos diseñadores de mobiliario ofrecen estanterías y otros muebles multifunción que disponen de un espacio exclusivamente pensado para aparcar una bicicleta.

Si te motiva la decoración con bicicletas:

Puedes convertirla en protagonista de una propuesta decorativa atrevida y personal, siempre que tengas en cuenta que un objeto con tanto carácter no encajará en cualquier estilo. Por otro lado, si eliges un modelo de bicicleta de diseño y colores llamativos, puede que te cueste combinarlo con el resto de la decoración, así que lo mejor será que te decidas por un modelo de líneas simples y colores planos, o que lo pintes en coherencia con el resto de objetos. Si te gusta lo vintage, es el momento perfecto para recuperar la vieja bicicleta de tu infancia. Los hay que no se conforman con decorar con bicicletas su casa, sino que también quieren darle un uso original. Si es tu caso, quizá te inspiren algunas de las ideas que hemos encontrado: colgador de ropa, carrito para minibar, soporte para lavamanos… También puedes convertirla en obra de arte si la cuelgas en la pared, dentro de un marco de madera. En el exterior, la bicicleta será un curioso macetero para tu terraza o jardín.

Si quieres reutilizar una bicicleta vieja:

Imaginación al poder. Te aconsejamos que observes sus piezas por separado, porque cualquier de ellas podría darte ideas para propuestas decorativas de lo más sorprendentes o para regalos originales. Puedes crear, por ejemplo, divertidos trofeos de caza para colgar en tus paredes utilizando un sillín que simule la cabeza del animal y un manillar a modo de cornamenta. Un sillín también puede tener uso como taburete si les añades unas patas, y un manillar, como candelabro. Otro componente de la bicicleta al que puedes sacarle mucho partido es la rueda. Colgada en horizontal del techo, puede servir de lámpara o de colgador para utensilios de cocina. Unida a unas patas y cubierta por un cristal, actuará como mesita. Y colgada en la pared, puede transformarse en reloj o marco de espejo.

Como ves, guardar una bicicleta en casa no tiene por qué ser un problema. Si buscas la solución más adecuada a tus necesidades, puede convertirse en un elemento imprescindible para tu estilo de vida… y también para la decoración de interiores de tu hogar.

<< volver