Mayo 2017 #40
Tendencias

La transformación urbana de l’Hospitalet

Vista HospitaletL’Hospitalet de Llobregat, integrado en el área metropolitana de Barcelona, ha iniciado con el nuevo milenio una radical transformación urbanística. Su distrito financiero acoge eventos feriales tan importantes como el Mobile World Congress, y la Ciudad de la Justicia ha cambiado por completo la dinámica cotidiana de la ciudad. Ahora su reto más inmediato es convertir su antigua zona industrial en un potente polo de atracción para artistas y creadores.

La exposición “150 años de planificación urbanística de l’Hospitalet”, abierta al público hasta septiembre, ha permitido conocer las diferentes fases del proceso urbanístico de este municipio. Con un pasado agrícola, fueron los propietarios de los campos de cultivo los que se encargaron de trazar calles en sus parcelas bautizándolas, una vez urbanizadas, con los nombres de sus familias. Esta inicial reorganización de primeros del siglo XIX no siguió ningún tipo de planificación, sino que se movió al ritmo de los asentamientos de la población. Los planes urbanísticos de 1863 y de 1926 trataron de ordenar el territorio, pero estos intentos se quedaron obsoletos en los años sesenta, cuando l’Hospitalet se convirtió en receptor de una de las olas migratorias más importantes de nuestra historia reciente.

hoteles

No fue hasta la década de los noventa cuando la ciudad inició su transformación urbanística. El soterramiento de las líneas férreas, la creación de la plaza de Europa, dando continuidad a la Gran Vía barcelonesa, y la construcción de la nueva Fira Europa Barcelona fueron las primeras iniciativas llevadas a cabo en el marco de esta remodelación. Ya en pleno siglo XXI, la consolidación del distrito financiero y la proyección de un nuevo distrito cultural han modificado por completo la fisonomía de l’Hospitalet. A continuación analizamos los nuevos retos urbanísticos a los que se afronta la ciudad.

Distrito financiero, motor de desarrollo

La ampliación de la Fira de Barcelona en los terrenos del polígono industrial de La Pedrosa de l’Hospitalet ha sido una de las principales actuaciones realizadas dentro del nuevo planteamiento urbano de la ciudad. El recinto ferial, Fira 2 Europa, es uno de los más grandes y modernos de Europa: alberga uno de los mayores parques fotovoltaicos construido sobre cubierta y a su alrededor se encuentran dos de los rascacielos más emblemáticos del nuevo skyline del área metropolitana. El Hotel Porta Fira, Premio Emporis al mejor Rascacielos de 2010, y la Torre Realia -obra, como todo el recinto ferial, del japonés Toyo Ito- son un perfecto escaparate de las nuevas tendencias arquitectónicas.

Fira Hospitalet

La Ciudad de la Justicia, situada entre los municipios de Barcelona y l’Hospitalet, es uno de los proyectos más complejos que se han llevado a cabo desde la administración pública. Ocho edificios de diferentes colores y alturas, diseñados por los arquitectos David Chipperfield y Fermín Vázquez, y que desde su puesta en funcionamiento en 2009 no solo han cumplido su función administrativa sino que se han convertido en localización recurrente para multitud de anuncios y rodajes cinematográficos.

Ciutat Justicia

A todo este despliegue urbanístico se ha sumado una mejora de las comunicaciones. Autobuses, metros y ferrocarriles han ampliado sus recorridos, siendo la última intervención la nueva línea de metro (L9) que conecta Barcelona con las dos terminales del aeropuerto del Prat de Llobregat.

Distrito Cultural, foco emergente de la creación artística

L’Hospitalet tiene un importante pasado industrial, y como en otras ciudades fabriles, algunos de sus edificios -muchos de ellos con un valor arquitectónico incuestionable- han sido abandonados. No obstante, en los últimos años, estos inmensos espacios han comenzado a cobrar protagonismo gracias al impulso del ayuntamiento, entidades y gestores culturales. La recuperación y rehabilitación de antiguas naves y fábricas pretende convertir l’Hospitalet en un imán cultural. Son muchas las galerías de la vecina Barcelona que ante la falta de espacio y el precio de los alquileres han decidido mudarse. A los espacios y las asociaciones que ya estaban integradas en el tejido ciudadano, se les unen ahora 25 hectáreas en las que ya se están instalando locales de ensayo, talleres de artistas y galerías.

Galeria

El Centro Cultural Tecla Sala es el motor del proyecto y canalizador de actividades al que se le han unido la Sala Salamandra y el Edificio Freixas. Para dinamizar la reutilización de estos espacios en desuso, el Ayuntamiento de l’Hospitalet ofrece importantes bonificaciones sobre el impuesto sobre actividades económicas (IAE), el impuesto sobre bienes e inmuebles (IBI) y el impuesto sobre construcciones, instalaciones y obras (ICIO).

Tecla Sala

Regenerar barrios y crear, además, una marca cultural internacional son las dos premisas que han marcado esta última fase de la reorganización urbanística. Los resultados ya se pueden observar y disfrutar: donde antes había fábricas y ruido ahora hay arte y música.

terraza

Noticias relacionadas

La nueva Barcelona

La renovación de Bilbao

 

<< volver